La fiesta de la Asunción de María

Mons. Àngel Saiz Meneses    El próximo miércoles celebra la Iglesia la más popular de las fiestas marianas del año: la Asunción de la Virgen María al cielo, popularmente conocida como “la Virgen de agosto”. En medio del verano, cuando la dispersión humana por causa de las  vacaciones es mayor, y cuando muchas personas retornan a las localidades de sus orígenes, las comunidades cristianas se reúnen para celebrar esta fiesta. En muchos lugares, además, este día coincide con la fiesta mayor.

En este día celebramos la entrada de María en la gloria del cielo. Y con una singularidad que fue definida como dogma de fe el año 1950 por el Papa Pío XII: Santa María comparte ya, en cuerpo y alma, la vida de su Hijo Jesús, la vida de la resurrección; aquella vida que todos esperamos vivir un día también plenamente y para siempre. Esta fiesta es, por tanto un gran motivo de esperanza para todo el pueblo cristiano. María nos precede y nos conduce a Cristo. Lo que en ella es realidad, por gracia de Cristo, es promesa y anuncio para todo el pueblo de Dios, para toda la humanidad salvada por él.

Este año, cuando nos preparamos para celebrar, por indicación del Papa, el Año dela Fe, que comenzará el próximo 11 de octubre,  me parece especialmente oportuno recordar a María como modelo de creyente, como modelo de fe. La fe es un don de Dios que nos invita a participar de su misma vida divina. Supone la adhesión de toda la persona a la manifestación que Dios hace de sí mismo, una relación personal con Cristo.  Mediante la fe, estamos arraigados en Cristo, fundamentos en él  y respondemos a la llamada de Dios, con confianza, escuchando su Palabra y poniéndola en práctica. Y la fe se hace más profunda y madura, se consolida y crece a medida que se intensifica y fortalece la relación con Jesús, a medida que se pone a Cristo en el centro de la vida.

La Virgen Maríaes modelo de esta fe. Por esto, Benedicto XVI, en su carta apostólica sobre el próximo Año dela Fe, nos invita durante todo este tiempo a “tener la mirada fija en Jesucristo”. E inmediatamente después, en una larga y bella lista de testigos de la fe, menciona ala Madrede Jesús, subrayando que la fe fue el principio que orientó toda su vida y que le mereció el elogio de su prima Isabel: “Bienaventurada tú que has creído que se cumplirían las cosas que te fueron dichas de parte del Señor” (Lc 1, 45).

En efecto, por la fe María acogió la palabra del Ángel enla Anunciacióny creyó en el anuncio que seríala Madrede Dios en la obediencia de su donación (cf. Lc 1,38). En la visita a Zacarías e Isabel entonó su canto de alabanza al Omnipotente por las maravillas que hace en los que se encomiendan a él. Con gozo y temblor dio a luz a su único Hijo manteniendo intacta la virginidad. Con la confianza puesta en su esposo José –añade el Papa- llevó a Jesús a Egipto para salvarlo de la persecución de Herodes. Con la misma fe, siguió a Jesús en la predicación y permaneció junto a él hasta el Calvario. También con fe, se alegró de la resurrección de su Hijo y, guardando todos los recuerdos en su corazón, los transmitió a los Doce, reunidos con ella en el Cenáculo para recibir el Espíritu Santo.

La Asunciónen cuerpo y alma a la gloria del cielo es la culminación de este itinerario de fe de María, un camino que todos estamos llamados a recorrer en las circunstancias de la vida de cada cual. Y siempre con su maternal intercesión. Deseo una buena fiesta a todos y a todas, en especial a las mujeres que llevan el nombre de María. 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa  

 

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 329 Artículos
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.