Concilio Vaticano II: La luz de los pueblos

Mons. Jaume Pujol    “Lumen Gentium” es la Constitución dogmática sobre la Iglesia que alumbró el Concilio Vaticano II. “Cristo es la luz de los pueblos”, comienza diciendo. Y la Iglesia lo es en cuanto es prolongación de la obra de Cristo en la tierra.

A veces oímos comentar a algunas personas “yo creo en Cristo, pero no en la Iglesia”, como si pudieran separarse. Dios escogió en tiempos antiguos un pueblo, el de Israel, con el que hizo una Alianza singular, para beneficio de todas las personas sin distinción. Y Cristo, con su “sangre de la Nueva Alianza”, instituyó la Iglesia como comunidad de creyentes, unida en la fe, los sacramentos y la autoridad de Pedro y los apóstoles, y sus sucesores. El triple vínculo: fe, sacramentos y visibilidad de la Iglesia en comunión con el Papa y los obispos definen a este “pequeño rebaño” que está llamado a ser medio de salvación para todo el género humano.

La “Lumen Gentium” recuerda esta realidad, pero introduce algunas novedades en la expresión y pone el acento en determinados temas. Suya es la expresión “Pueblo de Dios” que supera la antigua dualidad considerada a veces sustancial entre clérigos y laicos. Todos formamos parte de este cuerpo que es la Iglesia y cuya cabeza es Cristo. Nadie puede ya hablar de la Iglesia como si se tratara de una realidad ajena.

Es más, al hablar de este Pueblo de Dios, la Constitución sobre la Iglesia primero habla de los fieles y después de la jerarquía, no en menosprecio de ella, sino con la intención de destacar la dignidad de cada cristiano y la vocación universal a la santidad y al apostolado. Algún teólogo vio este cambio de orden expositivo como un “giro copernicano” en la manera de enfocar la diversidad de situaciones y dones en a Iglesia. Hacía falta destacar que los seglares no son en la Iglesia como los extras de una película, sino que son también protagonistas principales en una institución de origen divino en la que todos estamos llamados a ser santos.

La Constitución sobre la Iglesia reafirmó el primado del Papa al tiempo que acentuó, sin que haya ninguna oposición, la colegialidad de los obispos. Las conferencias episcopales, los sínodos y otras muestras de colegialidad han sido un fruto notable del Vaticano II, abierto a concreciones tan positivas como la que vivimos de modo muy próximo, en 1995, con ocasión del Concilio Provincial Tarraconense.

Se entiende bien que la Iglesia universal no es ni una abstracción ni una suma de iglesias independientes, como señala el teólogo y cardenal Henri de Lubac, quien repara en que San Pablo no dirige su carta “a la Iglesia de Corinto”, sino “a la Iglesia de Dios en Corinto”. La misma indivisa Iglesia está en Corinto, como en Filipos, Éfeso…o Tarragona.

La Iglesia es una realidad amable, es nuestra casa, nuestra familia humana y sobrenatural a la vez y, como hace la Constitución de la que hoy me ocupo, la ponemos en manos de la Virgen María, para que la haga, como Ella misma, madre y maestra de toda la humanidad.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Artículos
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.