Solemnidad de San Pedro de Osma, patrón principal de Osma-Soria

A las once de la mañana del jueves 2 de agosto, el Obispo de Osma-Soria monseñor Melgar Viciosa inaugura, en los claustros de la S. I. Catedral, la exposición «Taller diocesano de restauración: diez años de vida» junto con el Vicario episcopal de patrimonio y la restauradora diocesana. Acto seguido, a las doce del mediodía, el prelado presidirá la procesión y la Santa Misa en la S. I. Catedral de El Burgo de Osma.

A las dos de la tarde, el prelado compartirá una comida de fraternidad con los sacerdotes y religiosos de la diócesis, así como con algunos de los miembros de la Comunidad benedictina de Santo Domingo de Silos, que tradicionalmente participan en esta Solemnidad litúrgica.

Con motivo de esta Solemnidad, monseñor Teófilo Portillo Capilla escribe para ‘Iglesia en Soria’ presentando la figura del santo Obispo y su llegada a El Burgo de Osma en 1101.

Después de más de trescientos setenta años de presencia islámica en estas tierras, los límites del Obispado de Osma fueron restaurados, mal que bien, en el Concilio de Santa María de Husillos (Palencia) el año 1088. Mientras se procedía al nombramiento de Obispo oxomense, quedó como Administrador diocesano el Arzobispo metropolitano de Toledo, Bernardo de Salvetat, por razón de pertenecer este Obispado, desde su fundación, a la Provincia metropolitana de Toledo.

Viendo en Roma que el metropolitano de Toledo demoraba más de lo previsto el nombramiento de Obispo de Osma, el Papa Pascual II conminó a Bernardo en el 1099 a que proveyera la Sede episcopal oxomense en el plazo de tres años, lo cual hizo Bernardo el 1101 en la persona de Pedro de Bourges, conocido en la Historia con el nombre de San Pedro, Obispo de Osma.

Oriundo de Bourges (Francia), el Obispo Pedro vino a Castilla traído por el metropolitano Bernardo para colaborar en la difusión y consolidación de la Reforma gregoriana que, patrocinada por los Papas, tenía su centro de irradiación en la Abadía de San Pedro de Cluny. Dicha campaña aparece asociada a la política del rey Alfonso VI de incorporar las tierras reconquistadas al Islam a las corrientes culturales y religiosas del Occidente europeo, en general, y a dicha Reforma gregoriana en especial.

La ocasión de la venida de Pedro de Bourges a Castilla se originó al regreso de Bernardo por tierras francesas de una peregrinación frustrada a Jerusalén. Poco tiempo después, le nombró arcediano de la Catedral de Toledo y, finalmente, Obispo de Osma.

Procedente de Toledo, el Obispo Pedro de Bourges vino a El Burgo un día del año 1101 para restaurar la Sede episcopal de Osma. Venía bien informado sobre el sitio y lugar concretos donde tenía que restaurar o construir la Catedral donde situar la Cátedra o Sede episcopal, la residencia episcopal y otros anexos para el clero colaborador. La fuente principal de la información procedía del metropolitano de Toledo, Bernardo de Salvetat, su gran protector, consejero y mecenas. Bernardo, a su vez, era el mejor conocedor del Obispado por su condición, como ha quedado dicho, de Administrador diocesano de Osma durante trece años años (1088-1101) (Serrano). Era, en definitiva, su principal asesor y hombre de su máxima confianza.

El Arzobispo Bernardo conocía perfectamente que Gonzalo Núñez, Conde de Lara, había repoblado Osma, hacía ya varias décadas, por el sistema jurídico administrativo de Villa o Ciudad y Tierra con concejo en la ciudad y aldeas en su Tierra (Martínez); pero no lo había hecho en el castro romano sino en la vega del río Ucero. Sabía también que, en el mapa territorial, El Burgo de Osma figuraba como una aldea de la Tierra de Osma, como lo eran Lodares de Osma, Barcebal, Barcebalejo, Torralba, Santiuste y Sotos, etc. (Martínez) Sabía el metropolitano Bernardo que el Obispo burgalés Jimeno había visitado Osma y poseía algunas casas en San Esteban de Gormaz (Serrano) y que la Abadía de San Pedro de Arlanza tenía asociados varios monasterios en el término de Osma, alguno de ellos aledaño al solar donde el Obispo Pedro comenzaría a construir la Catedral.

Con estos antecedentes se llega a la conclusión de que el nuevo Obispo, Pedro de Bourges, vino con la determinación de restablecer la Sede episcopal en El Burgo (aldea de la Tierra de Osma) y no en la Ciudad de Osma. Relacionado directamente con este asunto, el restablecimiento de la Sede en El Burgo–aldea de la Tierra de Osma, surge la pregunta: ¿que encontró el Obispo Pedro en la aldea de El Burgo y cuál había sido su origen? La ausencia de documentación sobre el tema confirma la afirmación de que El Burgo es uno de tantos casos en que la vida y la historia guardan secretos y ocultan verdades que el hombre y el tiempo van descubriendo en paciente espera de siglos. Es decir, debemos acudir a los hallazgos arqueológicos encontrados en la última década del siglo XX con motivo de algunas excavaciones realizadas en el subsume de la Catedral y en la Plaza de la misma, gracias a la magna Exposición de Las Edades del Hombre de 1997.

En la referida última década del siglo XX se descubrieron los restos arqueológicos de una mansión romana con nevera en el subsuelo de la Catedral y del ala oeste de los claustros, y un horno de cerámica romano en la Plaza de la Catedral junto a la portada sur de la misma. Junto al horno se encontraron restos de cerámica de terra sigilata de excelente factura artesanal, embellecidos con motivos mediterráneos como palmeras con aves en ademán de posarse en sus ramas y sirenas mitológicas.

Tal vez -y sin tal vez- los datos aportados no son suficientes para establecer la conclusión a la que nos gustaría llegar pero pueden servir para un planteamiento hipotético, porque es muy amplio el perímetro urbano de El Burgo por excavar. La conclusión inicial e insuficiente a la que podríamos llegar podría ser la siguiente: el Obispo Pedro de Bourges (San Pedro de Osma) restauró la Sede episcopal oxomense en El Burgo un día del año 1101 según lo acordado en el Concilio de Santa María de Husillos y revitalizó el antiguo barrio o burgo romano artesanal y comerciante, semi-abandonado desde la caída del Imperio Romano de Occidente en el año 457 y semi-derruido por la invasión islámica.

Por monseñor Teófilo Portillo Capilla, Prelado de Honor de Su Santidad

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).