Un Sínodo para la transmisión de la fe cristiana hoy (1)

Mons. Joan Vives     El próximo mes de Octubre tendrá lugar en Roma la reunión del Sínodo de Obispos, que el Santo Padre convoca para hacer viva y operante la comunión y la participación de los episcopados del mundo en sus tareas de magisterio y de gobierno de la Iglesia. El próximo Sínodo tratará sobre «La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana». Hace un mes, se hizo público el Instrumento de trabajo (Instrumentum laboris) que proporciona los principales elementos del tema.

Este documento agrupa en cuatro capítulos principales sus reflexiones: Jesucristo como Evangelio de Dios para el hombre, el tiempo actual como tiempo de una nueva evangelización, las dinámicas de la transmisión de la fe y el renacimiento de la acción pastoral. El Instrumento de trabajo recoge y sintetiza las respuestas que llegaron a la Santa Sede sobre el primer documento de trabajo (Lineamenta) que fue enviado en febrero2011 alas Conferencias Episcopales de todo el mundo, así como también a otros organismos eclesiales.

Cuando Benedicto XVI convocó el Año de la Fe, que se iniciará junto con el Sínodo en el 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, el Papa subrayó la necesidad de profundizar en sus documentos para que el Concilio se convierta en «una gran fuerza para la renovación siempre necesaria de la Iglesia» (n. 14). Desde esta óptica de renovación en la continuidad, se espera que el Sínodo proporcione nuevos instrumentos y nuevas expresiones para hacer más comprensible la Palabra de Dios en el contexto contemporáneo, para que un nuevo impulso evangelizador «lleve a redescubrir la alegría de creer, y ayude a encontrar nuevamente entusiasmo en la comunicación de la fe» (n. 9).

«La Iglesia existe para evangelizar», decía Pablo VI (EN 14), y «no vive para sí misma: está al servicio del Reino de Dios», recalcaba Juan Pablo II (RM 20). Esta misión es responsabilidad de todos los miembros de la Iglesia, y no sólo de unos pocos. La misión es de todo el pueblo de Dios, y es la vocación fundamental que todos los bautizados tenemos de anunciar la buena nueva que hemos recibido y que vivimos, a través del encuentro personal y comunitario con la persona de Jesucristo que atrae a todos «dentro de su vínculo íntimo con el Padre y el Espíritu» (n. 22). Fiel a la voluntad de su Señor, la Iglesia cumple su misión evangelizadora «empezando de nuevo a cada momento por evangelizarse a sí misma» (n. 37), mediante una renovación constante en la escucha de la Palabra de Dios, la celebración de los sacramentos y el ejercicio de la caridad. La invitación a un nuevo impulso evangelizador es expresión del dinamismo interno de la Iglesia, que desea hacer conocer a todos los hombres y mujeres de buena voluntad el «abismo de riqueza, de sabiduría y de conocimiento de Dios» (Rm 11, 33), que en la persona de Jesucristo se ha revelado en plenitud.

Estamos todos urgidos a acoger el reto de una nueva evangelización en este tiempo nuestro que, pese a parecer a menudo indiferente a los mensajes religiosos, tiene necesidad de escuchar la buena noticia que también hoy Dios se nos hace cercano en la persona de Jesucristo, que está vivo en su Iglesia.

+ Joan-Enric Vives Sicilia

Arzobispo de Urgell

 

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 291 Artículos
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).