Recuperar la alegría de ser cristianos

Mons. Àngel Saiz Meneses    Dediqué mi anterior escrito dominical a la confianza que tenemos que dar a los jóvenes cristianos, por la madurez que han demostrado, en especial en la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud que he tenido ocasión de vivir por razón de mis responsabilidades en la pastoral juvenil. En este comentario deseo aportar el testimonio cualificado del Papa Benedicto XVI, que nos da un ejemplo constante de confianza en los jóvenes.

Cabe preguntarse: ¿En qué fundamenta el Papa esta confianza? La respuesta la dio el mismo Benedicto XVI en el discurso pronunciado antela Curia Romana, con motivo de la inminencia dela Navidad. Fueel 22 de diciembre de 2011, en un discurso en el que es tradicional presentar un balance de los hechos más destacados de la vida dela Iglesiaen el año que acaba.

El punto de partida fue muy realista. Escuchemos sus mismas palabras. “No sólo los fieles creyentes, sino también otros ajenos, observan con preocupación cómo los que van regularmente ala Iglesiason cada vez más ancianos y el número disminuye continuamente; cómo hay un estancamiento de las vocaciones al sacerdocio, cómo crecen el escepticismo y la incredulidad”. “¿Qué debemos hacer entonces?”, se preguntaba el Papa.

“Hay una infinidad de discusiones sobre lo que se debe hacer para invertir la tendencia –respondía-. Pero el hacer, por sí solo, no resuelve el problema. Como dije en  Friburgo, el núcleo de la crisis dela Iglesiaen Europa es la crisis de fe. Si no encontramos una respuesta para ella, si la fe no adquiere nueva vitalidad, con una convicción profunda y una fuerza real gracias al encuentro con Jesucristo, todas las demás reformas serán ineficaces”.

Estas palabras tienen una especial relevancia, porque nos dan la clave de la intención del Papa al convocar el Año dela Fe, que comenzará en todala Iglesiael próximo 11 de octubre.  El fruto que el Papa espera de esta celebración es nada más y nada menos que recuperar la alegría de ser cristianos.

 Y, en el mismo discurso que comento, aportó dos testimonios que nos indican el objetivo a alcanzar: África y los jóvenes dela Jornada Mundialdela Juventud. Hablandode su viaje a Benín, para entregar el documento postsinodal sobre la justicia, paz y reconciliación, dijo que “el encuentro en África, con la gozosa pasión por la fe, ha sido de gran aliento. Allí no se percibía ninguna señal del cansancio de la fe, tan difundido entre nosotros, ningún tedio de ser cristianos, como se percibe cada vez más en nosotros. Con tantos problemas, sufrimientos y penas como hay ciertamente en África, siempre se experimentaba sin embargo la alegría de ser cristianos”.

Con respecto al testimonio dado por los jóvenes que participaron enla JMJde Madrid, el Papa lo calificó de “magnífica experiencia”, porque “ha sido también una medicina contra el cansancio de creer. Ha sido una nueva evangelización vivida. Cada vez con más claridad se perfila en las Jornadas Mundiales dela Juventudun modo nuevo, rejuvenecido, de ser cristiano”. Este nuevo modo de ser cristiano, el Papa lo caracterizaba en cinco puntos: la nueva experiencia de la catolicidad, la experiencia de la generosidad dado por los voluntarios, la actitud de adoración y plegaria manifestada por los participantes, la recepción del sacramento dela Penitencia, como capacidad de responder a Dios en la fe y la conversión y finalmente –pero no en último lugar- la alegría. Precisamente la alegría de la fe, la alegría de ser cristianos.

Por estas razones y otras, he querido dedicar mi reciente carta pastoral a las JMJ como una luz y una hoja de ruta que nos indica el camino a seguir por la Iglesia en esta hora. 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 330 Artículos
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.