Fundación Catedral de Santiago trabaja para lograr la autofinanciación del conjunto catedralicio

El Cabildo de la Catedral de Santiago de Compostela ha dado a conocer información referida a los ingresos y gastos en la Catedral, mediante un resumen de datos económicos calculados en base a la media del período temporal que abarcad desde 2002 hasta 2011.

Del análisis de estos datos, se desprende, en primer lugar, que el superávit obtenido en los Años Santos (475.183,95 euros) ayuda a financiar el resto de años ordinarios, que revelan un déficit medio de -160.727,19 euros, lo cual está llevando a una progresiva descapitalización de la Catedral.

En lo que se refiere a los ingresos, prácticamente las tres cuartas partes proceden de las aportaciones de los fieles en la basílica, así como de las visitas turísticas al Museo de la Catedral y a sus Cubiertas. El resto de aportaciones proceden del canon de las dos tiendas de la catedral (variable en función de las ventas) y los arrendamientos de los pequeños establecimientos comerciales situados en el ámbito del conjunto catedralicio.

Por su parte, los gastos anuales de la Catedral de Santiago se aplican a las diferentes actividades relacionadas con el culto y la liturgia (misas, celebraciones, atención al peregrino, confesores en diferentes idiomas, organista, coros, tiraboleiros), las acciones asistenciales (colectas solidarias como las de Manos Unidas o el Domund, ayuda a desfavorecidos, Cáritas diocesana) y los gastos de personal (la Catedral cuenta actualmente con 38 trabajadores fijos asalariados). A ellos se suman los gastos de funcionamiento ordinario (suministro energético, limpieza, megafonía, imprenta) y los gastos de conservación y mantenimiento del conjunto de la obra construida, en una basílica que abre todos los días del año en horario de 7:00h a 21:00h. Destacan los gastos derivados de la seguridad, no sólo antirrobo, antiintrusismo o antivandalismo, sino también la relacionada con el control de las aglomeraciones de gente en la basílica.

Inversiones en seguridad

En cuanto a la partida económica relacionada con la seguridad en el conjunto catedralicio, es necesario destacar que desde el año 2007 los importes destinados a este concepto fueron aumentando paulatinamente, lo que permitió que la Catedral de Santiago fuese una de las primeras en España en contar con un plan integral de seguridad, puesto en marcha en tiempo récord, implementando un sistema de control de llaves, de acceso a estancias y de detección volumétrico. Todas estas medidas se tomaron no sólo para evitar robos, sino también para el control de aglomeraciones de personas en la basílica y la prevención de incendios.

También es necesario recordar que desde el año 2010, e impulsado de forma definitiva a comienzos de 2011, la Catedral, a través de la Fundación Catedral de Santiago, trabaja en la implantación de un plan de gestión encaminado a conseguir la autofinanciación del conjunto catedralicio a partir de los ingresos que ella misma genere.

Relación con el turismo

Vinculado a lo anteriormente expuesto, se propone realizar una reflexión acerca de la relación entre el turismo en la ciudad de Santiago y su Catedral. Según los últimos datos, procedentes en su mayor parte del Centro de Estudios Turísticos de la Universidad de Santiago, el 99% de los turistas que llegan a Santiago manifiestan venir a visitar la catedral. Teniendo en cuenta que el gasto medio por persona y día se sitúa en torno a los 60 euros y que anualmente visitan la catedral un número cercano a los 2.760.000 personas, podemos señalar que cada persona que visita la catedral aporta como ingreso (tanto aportación como fiel como en la visita al Museo o a las cubiertas) una media de 0,53 euros. Ello confirma que tan sólo en 0,8% del gasto diario medio del visitante a Santiago se puede relacionar directamente como ingreso a la Catedral.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37933 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).