Apóstoles del mar: Testigos de la Nueva Evangelización

Mons. Luis Quinteiro     Como cada año, el calendario nos acerca a la fiesta de la Santísima Virgen del Carmen: fiesta marinera por excelencia siempre acogida por todos con devoción, alegría, y esperanza.

María, la Stella Maris, nos convoca al seguimiento de Cristo su Hijo y nos invita a hacer lo que Él diga (Cf. Jn 2,5). Esta es una de sus más importantes recomendaciones, es el consejo que nace de una confianza absoluta en Jesucristo y que brota de un conocimiento íntimo de su misión salvífica. En Cristo, en hacer su voluntad, se esconde la fuente del amor, es donde se encuentra el principio de todo recomenzar. En Él está la respuesta a tantos problemas, dificultades y retos a los que nos enfrentamos en esta sociedad actual.

Con su Resurrección, Jesucristo cumple la gran esperanza de los Cielos Nuevos y la Tierra Nueva y nos hace partícipes de un mundo sin sufrimientos y sin lágrimas, de una sociedad fundada en la paz, en la justicia y en una vida siempre nueva.

La Iglesia, Madre y Maestra, por su experiencia de la fe sigue creyendo y confiando en la Palabra dada por el Señor: la acoge en lo más íntimo y la anuncia al mundo entero para que así produzca frutos de amor abundantes y duraderos.

Acogiendo al Señor, brota en nosotros una nueva vida que nace de su amor. Surge en todos aquellos que creen en Él una nueva manera de vivir, de esperar y de amar. Esta experiencia de vida nueva en Cristo no es sólo algo personal, sino que debe ser una experiencia compartida. Este hecho lo constatamos cuando Jesús envía a los Apóstoles a todas las gentes y por todo el mundo (Cf. Mc 16,15). Somos pues llamados a convertirnos en testigos fieles del Evangelio. La presencia del Señor que transciende todo espacio y tiempo esta sanando, liberando del mal, fortaleciendo y tendiendo puentes para todo aquel que de corazón cree y se vincula a Él. El Señor nos hace capaces de ser, como Él, Buena Noticia para el mundo de la mar.

María es la gran educadora, Estrella del Mar que nos guía por las aguas difíciles de la vida, de una manera especial en estos momentos álgidos de crisis económica y de paro. En el sufrimiento por la separación de sus familias durante largos meses, los marineros cuentan con el consuelo del amor de Dios que viene por medio de María y los une con sus familias más allá de la distancia. En las incertidumbres de la vida en la mar, llevamos la certeza de que Dios nos protege contra toda incertidumbre.

En un mundo marítimo cada vez más heterogéneo, en los puertos convertidos en encrucijada de la humanidad y en buques con tripulaciones compuestas por miembros de diferentes credos y nacionalidades, los cristianos debemos anunciar la Buena Nueva de la Salvación no sólo con palabras sino con aquel cariño y entusiasmo propios del que quiere compartir la existencia y el proyecto de Jesús. Llevamos el anuncio de un mundo nuevo, reconociendo en el rostro del otro a una persona a la que amar y respetar.

En esta Jornada queremos tener un recuerdo especial para los marineros que durante este año han muerto en el mar y para sus familias. Debemos mostrarles todo nuestro apoyo humano y espiritual y pedir por ellos al Señor y a nuestra Señora del Carmen a la que invocaron en los momentos de dificultad vividos en la mar.

Que Santa María, faro luminoso en medio del temporal, nos proteja y nos conceda valentía y coraje en estos tiempos difíciles por los que nos toca navegar. Firmes en la fe, aclamemos todos a nuestra Madre: ¡Viva la Virgen del Carmen!

+ Luis Quinteiro

Obispo de Tui-Vigo

Promotor del Apostolado del Mar

Mons. Luis Quinteiro
Acerca de Mons. Luis Quinteiro 45 Artículos
Don Luis Quinteiro Fiuza, nace en Sabrexo (Vila de Cruces-Pontevedra) en el año 1947. Ingresa en el Seminario Menor de Belvís de Santiago de Compostela en 1958. Unos años después, en 1966, siendo seminarista mayor, comienza sus estudios teológicos en la Pontificia Universidad de Comillas (Santander) y, trasladada esta universidad a Madrid, obtiene el grado de Licenciado en Teología y realiza los cursos de doctorado.En Junio de 1971 es ordenado presbítero en Madrid, en la Iglesia de I.C.A.I. de los Padres Jesuitas.En 1978 va a Roma para ampliar estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana. Durante esta estancia en la Ciudad Eterna, se especializa en Filosofía Contemporánea y realiza varios cursos y seminarios sobre el estudio y pensamiento de Karl MarxEn 1981 asiste en Alemania a unos cursos da Hochschule für Philosophie de Munich. Es Doctor en Filosofía por la Pontificia Universidade Gregoriana de Roma, con una tesis sobre el Realismo Transcendental, en la que obtiene la cualificación de Summa cum laude.En su diócesis de origen ha desarrollado una intensa labor pastoral e intelectual: coadjutor de la Parroquia de San Juan, Director de la Residencia Universitaria “Burgo de las Naciones”, Formador y Profesor del Seminario Menor y Capellán de de la Residencia Universitaria “Padre Míguez” de las religiosas Calasancias de la Divina Pastora.En el año 1982 es nombrado Profesor del Instituto Teológico Compostelano y director del Centro de Formación Teológica de Seglares de la Archidiócesis. En el año 1992 será Director del Instituto Teológico Compostelano y en 1997, Rector del Seminario Mayor de Santiago de Compostela.En 1999 el Papa Juan Pablo II le nombra Obispo titular de Fuerteventura y Auxiliar de Santiago de Compostela, siendo ordenado el 19 de junio siguiente. Su lema episcopal “Beati Misericordes” (Mt 5,7), recoge una de las Bienaventuranzas, en la cual el Señor invita a sus discípulos a recorrer el camino de la misericordia que tiene su punto de partida en la misericordia de Dios manifestada en su Hijo Jesucristo.En el año 2002 se le designa Obispo de Ourense, diócesis en la que ha permanecido siete años. Pertenece en la Conferencia Episcopal Española a la Comisión Episcopal de la Doctrina de la Fe y a la de Migraciones; siendo en esta última el Obispo Promotor del Apostolado del Mar. El 28 de enero del presente año se hizo público su nombramiento como Obispo de Tui-Vigo.En la Santa Iglesia Catedral de Tui, toma posesión el día 24 de abril de 2010; y en el día siguiente realiza la entrada en la Con-Catedral de Vigo.