El deseo de verdad y belleza, protagonista principal del Festival Internacional de Cine Educativo y Espiritual 2012 de Ciudad Rodrigo

El salón de actos del Palacio Episcopal de Ciudad Rodrigo acogió el martes 10 de julio a los primeros ponentes del II Festival Internacional de Cine Educativo y Espiritual 2012. Se trata de Juan Orellana, presidente de SIGNIS España, director de la revista Pantalla 90 vinculada a la Conferencia Episcopal Española, y profesor de la Universidad San Pablo CEU), así como del sacerdote José Gabriel Vera, secretario de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).

En su intervención, y tras un primer agradecimiento y felicitación, Juan Orellana destacó que el Festival de Cine Educativo y Espiritual de Ciudad Rodrigo es una iniciativa pionera porque no está circunscrito a una territorialidad ni a un género sino a un tema: el cine educativo y espiritual, “en los tiempos que corren elegir estos dos asuntos centrales no es algo que debe pasar desapercibido”.

“Educar es introducir en la realidad”, comentó Orellana, la primera realidad es el propio yo. Educar es ayudar a descubrir de qué estamos hechos en el momento actual. Este concepto de educación ha entrado en crisis al entrar también en crisis la figura del maestro o la autoridad moral. “Es tal la situación de vacío referencial que hay muchos intelectuales laicos que reconocen en Benedicto XVI una voz en el desierto a la que merece la pena escuchar”, añadió el ponente. Explicó que hay directores que hacen con su cine la labor del maestro, “hay tanta verdad humana en algunas de estas películas que nos educan a niños y a adultos”. Habló de la condición del ser humano de estar abierto al infinito, nada nos satisface, siempre buscamos más. El cine actual refleja muy bien esta condición sin ponerle adjetivos ni nombres o dar el paso de la fe. La inquietud del corazón está muy ilustrada afortunadamente en películas contemporáneas. En festivales como el que se vive estos días en Ciudad Rodrigo se recoge una muestra de ello.

El punto de partida es que “no puede haber educación si no partimos del hombre como pregunta y tampoco si no partimos de la realidad como significado” por eso la antítesis de la educación es el nihilismo, pensar que nada tiene sentido.

Juan Orellana hizo hincapié en que el educando, que somos todos “necesita que le transmitan certezas (…) de lo contrario la vida se torna en algo tan pantanoso que es imposible caminar en ninguna dirección (…) No se puede construir sin certezas y una certeza lleva a la otra”.

La verdad y el significado es la base de toda cultura y de toda civilización. Todo esconde una verdad y el trabajo educativo es entrar en ella y vale la pena entrar hasta el fondo para descubrir. Orellana reforzó estas ideas con citas de Rosellini, Elia Kazan y María Zambrano.

El primer ponente de este Festival dijo que el cine cuenta historias, muestra hechos. El hombre no está hecho para respuestas abstractas no tangibles y el cine comparte esta característica de la realidad. El cine es un arte que tiene la misma misión que tenían los capiteles medievales, transmitir en imágenes una realidad, “no hace falta tener una licenciatura para entenderlo”. Orellana comentó que “el despertar del deseo de verdad y belleza es un ingrediente imprescindible en una educación integral”. Leyó un párrafo de la autobiografía de Charlot que apoyaba la idea que el cine educativo y espiritual no es meramente instructivo sino que además despierta lo humano, no es sólo saber y conocer sino buscar el sentido, descubrir el significado. El cine es un arte y un instrumento para despertar preguntas, necesarias para que haya respuestas.
Por último, Orellana manifestó su opinión de que festivales como estos prestan un gran servicio a la sociedad y al ser humano, y deseó que este festival sirva para despertar nuestro anhelo más profundo.

Por su parte, el sacerdote José Gabriel Vera, director del Secretariado del Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS), en la Conferencia Episcoñal Española, en primer lugar, hizo un comentario sobre lo expuesto sobre su antecesor y refiriéndose a la película “La última cima” dijo que efectivamente esta producción le había despertado una gran cantidad de preguntas, demostrando que el cine es un buen instrumento para ello. El secretario de la CEMCS, habló de la relación de la Iglesia con el Cine desde su invención, se refirió a la publicación “El Magisterio en las comunicaciones sociales” y comentó que, en un primer momento la Iglesia mostró preocupación e incluso temor ante el cine como medio de comunicación que transmite ideas que mueven a la sociedad. Habló de una película sobre “León XIII” de finales del siglo XIX donde este temor ante lo desconocido es evidente. Después, poco a poco, la Iglesia ha ido viendo al cine como una oportunidad, “reconociendo el valor que tiene para la cultura y como vía de transmisión de la Fe.

José Gabriel Vera explicó cómo se creó el departamento de Cine en el seno de la comisión episcopal de medios de comunicación, su evolución y sus diferentes denominaciones. También habló de la Filmoteca Vaticana, que presta el servicio de recoger todo lo que el cine está diciendo sobre la Iglesia y cuenta con 7200 películas. Habló del departamento de Cine en la comisión episcopal de Medios, departamento que realiza una labor de asesoramiento y sobre el valor moral de las películas que se estrenan y, como actividad añadida, se encarga del preestreno de películas que son presentadas por productoras y que tienen un enganche religioso.

Vera resaltó el valor del cine como cauce adecuado para transmitir la verdad, la bondad y la belleza y habló de la dificultad de presentar el mal en el cine. En conclusión, valoró el cine como reflejo del alma humana, como necesario transmisor de valores, promotor de la cultura y cauce de la evangelización, se refirió a la finalidad educativa y de entretenimiento del cine, habló del poder y la responsabilidad de los creadores de cine para contribuir a la humanización y se detuvo en reseñar que el cine es un elemento ideal para transmitir ideas, cauce adecuado de creación de contenidos audiovisuales, en este sentido destacó la necesidad de que la Iglesia en un futuro incremente la producción de contenido audiovisual, difundiendo un modelo de hombre coherente con la vida de la Iglesia.

Las ponencias del segundo día del FICEE 2012, miércoles 11 de Julio, también tenían lugar a las doce de la mañana en el salón de actos del Palacio Episcopal y correspondían a Antonio Mayoralas Moreno y Lucía Ugena Jiménez, de la Fundación Lumiere,

Fundación Lumiere

Antonio Mayoralas Moreno es el presidente de la Fundación Lumière, una institución sin ánimo de lucro, que surge en el año 2000 y es convertida en Fundación en el año 2002. Entre otras actividades gestiona la actividad de Cinecito, un personaje creado con motivo del centenario del cine en 1995, utilizado en principio para fines comerciales y que desde el año 2010 es un instrumento centrado en actividades pedagógicas y culturales en toda España.

Los objetivos de esta Fundación son: La promoción defensa y protección del cine español y europeo. Preparar a los espectadores, especialmente a niños y jóvenes, para que comprendan mejor el cine por medio de una amplia educación audiovisual, utilizando las películas como herramientas para transmitirles valores. La promoción, difusión, defensa y protección de la cultura en general y en especial del cine, la música, el teatro, la literatura así como cualquier soporte audiovisual. Ayudar y estimular a aquellos profesionales que integren estos colectivos. Reconocer a instituciones públicas y privadas su apoyo al desarrollo social cultural a través del cine, concediendo la Medalla Lumière del Cine. Desarrollar y promover la rehabilitación e integración socio-laboral de colectivos en riesgo de exclusión o con diversidad funcional a través del cine. Fomentar la igualdad de sexos a través del cine.

La Fundación Lumière tiene como patronos de honor entre otros a: Antonio Banderas, Clara Sánchez, Juan Luis Galiardo y Juan Manuel de Prada.

Dentro de sus actividades, se encuentran las Jornadas de Cine Infantil en Educación y Valores y el Festival de Cine Europeo Vinos de Castilla La Mancha.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37852 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).