¡Felices vacaciones!

Mons. Alfonso Milián    Hace pocos días me reuní con los compañeros de mi curso para celebrar el 50º aniversario de nuestra ordenación sacerdotal, en la ermita de San Salvador, cerca de Roda de Isábena. Antes de celebrar la Eucaristía dedicamos un buen rato a escuchar a Dios en el sonoro silencio de la naturaleza. Después compartimos los sentimientos que habían aflorado en nuestro ánimo y también algunos de los momentos más intensos de estos cincuenta años de vida sacerdotal. 

En medio del silencio y con una naturaleza exuberante era fácil escuchar la voz de Dios. Todo me hablaba de Dios, todo era palabra de Dios, todo era regalo de Dios para mí y para todos sus hijos. ¡Gracias, Padre, por tantos regalos, tan sencillos y tan bonitos, salidos de tu corazón!

Recordé que Jesús sabía disfrutar con lo pequeño, con la hermosura de los lirios del campo, que le parecía superior al esplendor del Rey Salomón. Y reflexioné sobre lo que él pensaba a propósito de los lirios: si Dios así los viste, ¿qué no hará con vosotros, creados por amor a su imagen y semejanza? Luego miré la mies a punto para la siega, las ovejas paciendo en la abundante hierba que nos  han regalado las lluvias de la primavera, los almendros, el canto de los pájaros…  Todo me pareció un canto de alabanza y gratitud a nuestro Dios.

Espero volver a vivir esta experiencia durante los días de vacación de este verano en mi pueblo, porque las vacaciones son un tiempo precioso para escuchar a Dios. Nos lo dice el papa Benedicto XVI: «En este tiempo de vacaciones os invito a recobrar fuerzas maravillándoos ante el esplendor de la creación. Padres, ¡enseñad a vuestros hijos a observar la naturaleza, a respetarla y a protegerla como un don magnífico que nos hace presentir la grandeza del Creador! Hablando en parábolas, Jesús utilizó el lenguaje de la naturaleza para explicar a sus discípulos los misterios del Reino. ¡Que las imágenes que usa se nos hagan familiares!»

En las vacaciones tenemos más oportunidades para entrar en contacto con la naturaleza. Es bueno saber detenerse, admirar, contemplar y agradecer. Saborear las cosas simples y pensar: ¡Dios lo hizo para mí, porque me quiere mucho! 

Aprovechemos para entrar en contacto con Dios. Prescindamos, en lo posible, de internet y de la televisión. Dios llenará nuestras aspiraciones más hondas. Recordemos nuevamente al Papa: «El hombre tiene necesidad de Dios… Cuanto más se aleja el mundo de Dios tanto más claro resulta que el hombre, en el vacío del corazón y en el ansia de satisfacción y de felicidad ‘pierde’ cada vez más la vida. La sed de infinito está presente en el hombre de tal manera que no se puede extirpar. El hombre ha sido creado para relacionarse con Dios y tiene necesidad de Él».

El respeto y el amor a Dios nos lleva a respetar y a querer a nuestros hermanos y a unir esfuerzos para construir un mundo más fraterno y para compartir lo que somos y tenemos, especialmente en estos momentos en los que cada vez abundan más los necesitados.

Os deseo unas felices vacaciones.

+ Alfonso Milián Sorribas

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Artículos
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.