Que aumente nuestra caridad

Mons. Alfonso Milián    Los niños de Primera Comunión ocuparon un lugar destacado en la Eucaristía y solemne procesión del Corpus, el pasado domingo. Con ello expresaban su gratitud y amistad con Jesús al que pocos días antes habían recibido por primera vez. A todos nos alegraba esa presencia limpia y esperanzadora de los niños junto al Señor. 

Mientras llevaba la Custodia, en la procesión, le recé a Jesús por vosotros, queridos niños y niñas, con mucha intensidad, para  que lleguéis a conocer y apreciar cuánto os quiere él, y para que no dejéis de participar en la Eucaristía de cada domingo junto con la comunidad cristiana de cada parroquia, que necesita de vuestra presencia y de vuestra fidelidad. Con ocasión de vuestra Primera Comunión, sé que muchos de vosotros habéis compartido algunos bienes con otros niños, que están necesitados. Esto me alegra mucho y os felicito.

En la fiesta del Corpus hemos celebrado el  Día de la Caridad. En las comunidades cristianas se ha hecho una colecta para ayudar a los que están sufriendo tanta necesidad, sobre todo a los niños que se encuentran en el umbral de la pobreza, que según los últimos datos han aumentado considerablemente.

Aprovecho ésta, que es una de las últimas cartas que os escribo antes del verano, para dar las gracias a todos los que habéis marcado la casilla a favor de la Iglesia en vuestra declaración del IRPF. Cada año la Iglesia se somete al voto de confianza de todos los que aprecian su labor, al pedir que se marque esa casilla para su sostenimiento, porque, aunque en determinados medios de comunicación se diga lo contrario, la  verdad es que la Iglesia no recibe nada para su sostenimiento con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Y, a pesar de algunas campañas en contra, ha aumentado el compromiso a favor de la Iglesia, en el último año, en más de 200.000 contribuyentes que decidieron marcar la X a favor de la Iglesia. Gracias por valorar el trabajo que hace la Iglesia.

Por otra parte, se conocen los datos sobre lo mucho que la Iglesia está ahorrando al Estado a través de su acción social y educativa. Se calcula este ahorro en unos 31.000 millones de euros al año, de los cuales 4.000, en el capítulo de la educación. Por eso no se entiende esa campaña para que la Iglesia pague el IBI. En este asunto, la Iglesia Católica sólo pide ser considerada como las demás religiones, como la Cruz Roja, como todas las entidades, ONGs y demás asociaciones de utilidad pública sin fines lucrativos, tal como establece la ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. Por lo demás, la Iglesia paga impuestos por los inmuebles que no están exentos por ley.

Precisamente es en estos momentos de crisis cuando la labor de la Iglesia se ha multiplicado en comedores sociales, casas de acogida, asistencia a dependientes, etc., al haber aumentado el número de las personas excluidas. 

Gracias una vez más a todos por vuestra confianza, apoyo y generosidad.

Con mi afecto y bendición.

+ Alfonso Milián Sorribas

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Artículos
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.