Benedicto XVI, gran testigo de la fe

Mons. Àngel Saiz Meneses     Coincidiendo con  la fiesta de los apóstoles San Pedro y San Pablo, la Iglesia celebra el Día del Papa. Por ser entre nosotros laborable el próximo viernes, 29 de junio, en las misas de este domingo será oportuno recordar y rezar por las intenciones de nuestro Santo Padre, Benedicto XVI. Su nombre es recordado en la plegaria central de las celebraciones de la eucaristía, pero este día será bueno hacerlo con una especial intensidad.

La liturgia de hoy me parece que nos ofrece un buen camino para motivar nuestros sentimientos de comunión con el Papa y nuestras plegarias por su persona y por sus intenciones. Los textos de la misa de hoy son los propios dela Natividadde San Juan Bautista, cuya figura tiene una gran relevancia en la historia cristiana.

Habitualmente, la festividad de un santo, en la medida en que podemos conocer la fecha exacta, se celebra en el día de su muerte, conocido en latín como “dies natalis”, la jornada de su nacimiento a la vida inmortal, a la vida eterna. En el calendario litúrgico sólo hay tres casos en que se celebra tanto el nacimiento como la muerte de una persona: en primer, lugar, evidentemente, Jesús mismo; después, María,la Madrede Dios; y, finalmente, Juan Bautista, el precursor del Mesías.

Juan Bautista fue, en efecto, el que preparó los caminos a Jesucristo. Humildemente, no quiso ser más que la voz que anunciaba la llegada del Enviado de Dios Padre para salvar a la humanidad. La figura del Bautista tiene una especial sintonía con la figura de nuestro amado Papa, Benedicto XVI, que se ha propuesto sobre todo abrir el acceso de los hombres de nuestro mundo secularizado a Dios. También él es el anunciador de Cristo, el que quiere allanar los obstáculos que existen para que Jesucristo sea verdaderamente reconocido como el Salvador de los hombres y del mundo.

Tanto este domingo como el día de San Pedro y San Pablo, recemos especialmente por él. También se realiza una colecta para ayudar a sus propósitos y necesidades, especialmente en el campo de la solidaridad y la ayuda a las poblaciones del mundo que más sufren en estos momentos. Al mismo tiempo es una buena ocasión para agradecer al Santo Padre  su incansable ministerio como sucesor de San Pedro. El pasado mes de abril, ya ha cumplido los 85 años y ha entrado en el octavo año de su pontificado romano. “Os pido que recéis por mí, para que el Señor me dé fuerzas para cumplir la misión que me ha confiado”, dijo al saludar a los peregrinos, tras el rezo de la plegaria del Regina coeli del domingo 15 de abril.

El lunes siguiente, a una delegación de Baviera, que acudió a Roma para felicitarle, en la homilía de la misa que celebró con ellos, les dijo: “Me encuentro ante el último tramo de mi vida, y no sé qué me espera, pero sé que estála Luzde Dios, que resucitó; que su luz es más fuerte que cualquier oscuridad; que la bondad de Dios es más fuerte que todo el mal de este mundo. Y esto ayuda a seguir adelante con seguridad”.

Me parece que estas palabras reflejan como pocas la personalidad espiritual de nuestro Papa. Él es muy realista. Pero también es profundamente esperanzado, como lo reflejan estas palabras en su libro entrevista Luz del mundo: “Toda mi vida ha estado atravesada siempre por un hilo conductor, que es el siguiente: el cristianismo da alegría, ensancha los horizontes”.

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 318 Artículos
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar.Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos.En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989).El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”.El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis.El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa.En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.