«Testimoniar la alegría del amor de Cristo»

Mons. Joan-Enric Vives     “Dar testimonio de la alegría del amor de Cristo” . Estas palabras del Papa Benedicto XVI a los nuevos Cardenales el día 19 de febrero de 2012, nos señalan a todos un camino fecundo, que siempre tenemos que recurrir de nuevo. Amar como Cristo nos ha amado, dar testimonio del amor del Señor con palabras y obras, y un amor que nos regala la alegría. Amor y alegría deben ir juntos … Si el domingo pasado, en la fiesta del Corpus, le pedía que viviéramos sencillamente, con austeridad y generosa solidaridad con quienes pasan necesidades, hoy os pido que tratemos de ser testigos de alegría y de esperanza, que son quizás todavía más necesarias que el pan, el trabajo y la vivienda … En momentos de crisis económica, cuando muchos están atribulados por las necesidades materiales, y viven con miedo el presente y miran con angustia el futuro …debemos serles testigos de esperanza y de alegría. Las que provienen de Jesucristo y no del bienestar material.Lo aconseja St.. Pablo: ” Estad siempre alegres … Que todo el mundo os conozca como gente de buen trato “( Fil4,4). ¿Por qué dudamos o nos desanimemos o de qué tenemos miedo …?

Los frutos de la Pascua granada deben ir continuando en nosotros a lo largo del año . Es el misterio pascual lo que vamos celebrando a lo largo de todo el año, y la Pascua, fiesta central de nuestra fe, debe perpetuarse en la vivencia litúrgica. En este sentido, es significativo que la oración del sábado VII de Pascua, justo antes de Pentecostés, cuando la Iglesia está acabando el tiempo pascual, pregunte: ” Concédenos conservar siempre, en nuestra manera de vivir, la la alegría de la Pascua que acabamos de celebrar “. Estamos llamados a vivir en la alegría y una alegría que dure, cultivada y defendida en medio de los altibajos normales en toda vida de discípulos del Evangelio de Jesús. Nos conviene decirnos de nuevo, ahora a final de curso, cuando nos podría coger el cansancio de las actividades realizadas y el bloqueo de la acumulación del final de curso. El salmista nos ayuda: ” Salían a llorando, llevándose la semilla, y volver, vuelven cantando llevando al sus gavillas”( Salmo 126,6). Llantos y alegría fueron mezclados en la vida … sembrar en la incertidumbre en medio de la sociedad secularizada en que vivimos, ya la vez devolver agradeciendo que Dios sigue actuando y que podemos alabarle una vez más por sus maravillas.

¿Por qué no preparar algún momento de parada o una parte de las vacaciones-si tenemos-para la oración y la revisión de vida? Va bien disponer de un tiempo para el balance del curso, pero siempre en positivo, sin acritud,aprendiendo a “ver” la acción de Dios en nuestras vidas , en las personas que tratamos, en los pequeños o grandes progresos de las parroquias y comunidades … A descubrir que Dios siempre está activo y creador, ya que ” mi Padre sigue trabajando y yo también trabajo! “, dice Jesús ( Yo 5,17).

El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia. Hacemos confianza en el don del Espíritu que llevamos en nosotros por el bautismo y la confirmación, y dejémonos conducir por ese Espíritu de Vida y de Amor. Vivamos en la confianza, buscamos las cosas positivas. El Espíritu nos irá abriendo caminos de luz, de fe y de amor … Caminos de abandono en las manos de Dios, que todo lo puede: ” Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios! ” ( Lc 18,27).

+Joan-Enric Vives

Obispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 282 Artículos
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).