Presencia de Cristo en la Eucaristía y en los pobres

Mons. Manuel Sánchez Monge     La fiesta del Corpus nos invita a contemplar a Cristo presente en la Eucaristía, a adorarle y a darle gracias por el gran amor que nos ha manifestado. Bajo todos los aspectos esta fiesta nos habla del amor inmenso de Jesucristo, de lo que Él es, Pan vivo bajado del cielo. Esta extraordinaria realidad del amor divino se condensa en la Eucaristía celebrada y adorada en la solemnidad del Corpus Christi. Al contemplar el Santísimo Sacramento en la custodia debemos caer en la cuenta de cómo el Amor lo transforma todo, el pan, nosotros, la naturaleza, el mundo. 

Participar de la Eucaristía nos impulsa a una íntima unión con Cristo y también nos lleva a mirar hacia los hermanos: hacia los que carecen de fe y, por tanto, no han experimentado la alegría de creer y hacia los que, víctimas de la crisis o de otras causas, están experimentando el drama de la pobreza, el hambre y la exclusión social. Por eso el Día de la Caridad, que promueve Cáritas todos los años, viene celebrándose con mucho acierto en la solemnidad del Corpus Christi. Por dos razones fundamentales: Porque no tendría sentido participar en la Eucaristía, asistir a la procesión del Corpus, engalanar nuestras calles…, y no cuidar, atender y ayudar a los hermanos que pasan necesidad. Y porque el cuerpo del Señor entregado por nosotros y su sangre derramada constituyen la fuente y el alimento de nuestra caridad.

La situación actual se ha agravado. La pobreza entre nosotros se ha hecho «más extensa, más intensa y más crónica», como ha denunciado Cáritas: “La tasa de desempleo en el 23% de la población activa, y afectando al 49% de los jóvenes sin acceso al trabajo. Uno de cada cuatro españoles está en situación de riesgo de pobreza y exclusión social, consecuencia, en muchos casos, de la pérdida de la vivienda y del trabajo. El número de hogares con todos sus componentes activos en paro ha alcanzado la cifra de 1.425.000, y de ellos 580.000 tampoco reciben ingresos de prestaciones sociales”. “Mientras tanto, como dicen los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, estamos dando paso a una sociedad más injusta en la que la brecha entre ricos y pobres se hace cada vez más profunda, y aumenta entre nosotros más que en el resto de Estados de la Unión Europea”.

Gracias a Dios, han aumentado los donativos a Cáritas para que alivie en lo que pueda las muchas necesidades que sufren nuestros hermanos. Se dan casos conmovedores, como el de la viuda del Evangelio, que echó en el cepillo del templo lo poco que tenía. Se ha podido comprobar el dicho de que un grano no hace granero pero ayuda al compañero. Ha crecido también el número de voluntarios que no se conforman con suscribirse a Cáritas o con dar un donativo, sino que se dan ellos mismos, ofreciendo su tiempo para ser voluntarios en los programas e iniciativas que Cáritas realiza.

Agradezco a Cáritas diocesana y a las Cáritas parroquiales sus esfuerzos por atender las necesidades más elementales de los pobres, sin olvidar algunas tareas de promoción social. Y felicito a todos los que colaboráis con Cáritas de diversas formas. Unos como expresión de vuestra fe que se alimenta en la Eucaristía y otros porque confiáis en la Iglesia porque es digna de fiar en su irrenunciable servicio de la caridad.

Y a cuantos sufrís de manera más viva e intensa los efectos de la crisis quiero manifestaros la cercanía, afecto y apoyo personal y de toda la diócesis para que no desfallezca vuestra esperanza.

Con mi afecto y mi bendición, 

+ Manuel Sánchez Monge

 Obispo de Mondoñedo-Ferrol

Mons. Manuel Sánchez Monge
Acerca de Mons. Manuel Sánchez Monge 91 Artículos
Mons. Manuel Sánchez Monge nació en Fuentes de Nava, provincia de Palencia, el 18 de abril de 1947. Ingresó en el Seminario Menor y realizó luego los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor Diocesano. Cursó Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo en 1974 la Licenciatura, con una tesina sobre la infalibilidad del Papa y ,en 1998, el Doctorado con una tesis sobre "La familia, Iglesia doméstica". Fue ordenado sacerdote en Palencia el 9 de agosto de 1970. Fue Profesor de Teología en el Instituto Teológico del Seminario de Palencia (1975), Vicario General de Palencia (1999) y Canónigo de la Catedral (2003). Fue ordenado obispo de Mondoñedo-Ferrol el 23 de julio de 2005.En la Conferencia EpiscopalMiembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada desde 2005Desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar