Memoria del VII Encuentro Mundial de las Familias en Milán

Mons. Manuel Ureña     Los Encuentros Mundiales de la Familia (=EMF) son una iniciativa de la Santa Sede, puesta en marcha por voluntad del Papa Beato Juan-Pablo II en 1994 en el contexto del Año Internacional de la Familia.

El primer Encuentro se celebró en Roma bajo el lema “La Familia, corazón de la civilización del amor”, los días 8 y 9 de octubre de aquel año. Desde entonces, el EMF se celebra cada tres años con alternancia de sede: una vez en Europa y otra vez en el resto del mundo.

Hasta el presente, el Encuentro Mundial de las familias ha conocido siete ediciones. La segunda edición tuvo lugar, en Río de Janeiro, los días 4 y 5 de octubre de 1997, con el lema “La familia, don y compromiso, esperanza de la humanidad”. El EMF se da cita de nuevo en Roma en el año 2000 bajo el lema: “Los hijos, primavera de la Iglesia y de la sociedad”. La cuarta edición de los EMF se celebraría en Manila entre el 24 y el 25 de enero de 2003, con el tema “La familia cristiana: una buena nueva para el tercer milenio”. El quinto EMF se celebró en Valencia, como bien recordamos, en julio de 2006 bajo el lema “La transmisión de la fe en familia”. En el año 2009 la sexta edición del EMF tuvo como sede Ciudad de México, con el lema “La familia, formadora en los valores humanos y cristianos”. Y el último EMF, el séptimo, acaba de tener lugar este año en Milán (del 30 de mayo al 3 de junio), domingo de la Santísima Trinidad, bajo el lema “La familia: el trabajo y la fiesta”.

“El trabajo y la fiesta – dijo el Papa, el 23 de agosto de 2010, en la Carta convocatoria del Encuentro – están íntimamente relacionados con la vida de las familias: condicionan sus relaciones, influyen en las relaciones entre los cónyuges y entre padres e hijos, inciden en la relación de la familia con la sociedad y con la Iglesia”… “Familia, trabajo, fiesta: tres dones de Dios, tres dimensiones de nuestra existencia que han de encontrar un equilibrio armónico. Armonizar el tiempo del trabajo y las exigencias de la familia, la profesión y la paternidad y la maternidad, el trabajo y la fiesta es importante para construir una sociedad de rostro humano. A este respecto, hay que privilegiar siempre la lógica del ser respecto de la del tener: la primera construye, la segunda termina por destruir” (Homilía de la misa de clausura del Encuentro de Milán).

Muy importantes son en los EMF las catequesis que se preparan sobre el tema central de que se trata en cada caso y que viene expresado por el lema. Pues bien, en el VII EMF se han preparado diez catequesis generales distribuidas en tres series. Han versado sobre los elementos del trinomio del lema “Familia: trabajo y fiesta”. Sobre la “Familia” en cuanto tal han tratado las tres primeras, a saber: “La familia engendra la vida”; “La familia vive la prueba”; y “La familia anima la sociedad”. Sobre el trabajo en relación con la familia han tratado las tres siguientes: “El trabajo y la fiesta en la familia”; “El trabajo, recurso para la familia”; y “El trabajo, desafío para la familia”. Y las tres catequesis últimas trataron sobre la fiesta en relación con la familia. Sus enunciados son los que siguen: “La fiesta, tiempo para la familia”; “La fiesta, tiempo para el Señor”; y “La fiesta, tiempo para la comunidad”. Estas nueve catequesis fueron introducidas por una catequesis pórtico o introductoria sobre el estilo de vida familiar. Se titula: “El secreto de Nazaret”.

Muy importantes son también en estos encuentros, que tienen una estructura muy semejante a la JMJ, el Congreso Teológico-Pastoral y la Feria de las Familias.

Finalmente, Milano Parco Nordaeroporto di Bresso fue la sede de la Fiesta de los Testimonios del sábado 2 de junio por la tarde y de la Santa Misa del domingo 3 de junio por la mañana, ambas presididas por el Santo Padre el Papa.

Ante más de 1.000.000 de personas el Papa Benedicto XVI afirmó sin miedo que “Dios creó al ser humano hombre y mujer, con la misma dignidad, pero también con características propias y complementarias, para que los dos fueran un don el uno para el otro, se valoraran recíprocamente y realizaran una comunidad de amor y de vida”.

Y, un poco más adelante, decía el Papa que la Sagrada Escritura presenta al hombre y a la mujer como colaboradores de Dios en la transformación del mundo a través del trabajo, de la ciencia y de la técnica. También en esto se manifiestan ellos como imagen de Dios. Pero el hombre, varón y mujer – concluía el Papa – “está también llamado al descanso y a la fiesta… Para nosotros, cristianos, el día de fiesta es el domingo, día del Señor, pascua semanal. Es el día de la Iglesia, asamblea convocada por el Señor alrededor de la mesa de la palabra y del sacrificio eucarístico. Es el día del hombre y de sus valores… Es el día de la familia…”.

Evitemos, pues, caer en las redes de una concepción utilitarista del trabajo, de la producción y del mercado. Y no caigamos tampoco en la concepción de la fiesta como ocasión de evasión y de consumo.

Damos gracias a Dios por el feliz desarrollo que ha tenido el EMF en Milán y por sus abundantes frutos, llamados a satisfacer el hambre y la sed de verdad que continua sufriendo hoy la familia. 

† Manuel Ureña

Arzobispo de Zaragoza

Mons. Manuel Ureña
Acerca de Mons. Manuel Ureña 137 Artículos
Manuel Ureña Pastor nació en Albaida (Valencia) el 4 de Marzo de 1945. Realizó sus estudios de Enseñanza Primaria en las Escuelas Nacionales de su pueblo natal. En Septiembre de 1959 ingresó en el Seminario Metropolitano de Moncada (Valencia), en donde cursó el Bachillerato Elemental y el Bachillerato Superior, y, posteriormente, el quinquenio de Estudios Eclesiásticos, obteniendo en junio de 1970 el título de Bachiller en Teología. Entre los años 1968 y 1973, cursó Estudios Superiores de Historia y de Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Literaria de Valencia. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca con una tesina sobre “El tema de Dios en el joven Leibnitz”. El 14 de Julio de aquel mismo año, 1973, recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos del entonces Sr. Arzobispo Metropolitano, S.E. Rvdma., Mons. José María García Lahiguera. A partir de septiembre de aquel año ejerce el ministerio sacerdotal, como coadjutor, en la parroquia de Nuestra Señora del Olivar de Alacuás (Valencia) y, al mismo tiempo, imparte clases de Teología pastoral, de Teología Fundamental y de Teología de la fe en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia. En Septiembre de 1976 es enviado a Roma para cursar estudios superiores de Filosofía en la Pontificia Universidad de Santo Tomás. Allí obtendrá en abril de 1984 el grado de Doctor en Filosofía con una Tesis Doctoral sobre el pensamiento del filósofo neomarxista alemán Ernst Bloch titulada: “Ernst Bloch:una interpretación teleológica –inmanente de la realidad” que mereció la máxima calificación académica. En 1980, es nombrado Director del Colegio Mayor "San Juan de Ribera", de Burjasot (Valencia), y profesor de Metafísica y de Historia de la Filosofía Antigua en la Facultad de Teología de Valencia. Durante dos semestres impartiría también las asignaturas de Filosofía de la Religión y de Historia de la Filosofía medieval. En 1987 es nombrado miembro de la Blochsgesellschaft, en la entonces República Federal de Alemania. El 8 de Julio de 1988 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la Diócesis de Ibiza, siendo consagrado el 11 de septiembre de aquel mismo año. Y, desde el 20 de abril de 1990, simultaneó su ministerio episcopal en Ibiza con el de Administrador Apostólico de la Diócesis de Menorca. En Julio de 1991, el Papa Juan Pablo II lo trasladó a la Diócesis, entonces recien creada, de Alcalá de Henares, nombrándolo, al mismo tiempo, Visitador Apostólico de los Seminarios Mayores de las provincias eclesiásticas de Andalucía y Administrador Apostólico de la Diócesis de Ibiza. En 1992, el entonces Presidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Zaragoza, S. E. Rvdma., Mons. Elías Yanes Álvarez, lo nombró Consiliario Nacional de la Adoración Nocturna Española, cargo que sigue ejerciendo en la actualidad. En Julio de 1998 es nombrado Obispo de la Diócesis de Cartagena, Administrador Apostólico de la diócesis de Alcalá de Henares y Gran Canciller de la Universidad Católica de Murcia.Promovido al Arzobispado de Zaragoza el 2 de abril de 2005, comenzó a ejercer aquí su ministerio de sucesión apostólica el 19 de junio del mismo año, al tiempo que era nombrado Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena y Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza.En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral Social, de Seminarios y Universidades, y del Comité Episcopal ‘Pro vita’. En la actualidad es miembro de la Comisión Episcopal de para la Doctrina de la Fe.Su investigación filosófica gira en torno al pensamiento marxista y al pensamiento postmoderno. En teología, ha trabajado bastante el pensamiento de los teólogos católicos Karl Rahner y Hans Urs von Balthasar; y, en teología protestante, ha familiarizado mucho con los teólogos protestantes Karl Barth y Dietrich Bonhoeffer. Sus trabajos científicos son ya más de 60. Y su principal publicación es el libro Ernst Bloch, ¿un futuro sin Dios? (BAC MAIOR (Madrid) 1986).Reconocimientos: Hijo Predilecto de Albaida, Medalla de Oro de la ciudad de Murcia, Defensor de Zaragoza 2008, Premio IACOM (Instituto Aragonés de Comunicación). Premio Fundación Carlos Sanz 2010. Caballero de Honor de Ntra. Sra. del Pilar. Encargos pastorales: Miembro de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal, trienios (1993-1996; 1996-1999; 1999-2002; 2002-2005; 20005-2008; 2008-2011). Miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (2011-2014). Gran Canciller de la Universidad San Jorge de Zaragoza. Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.