La Eucaristía: comunión con Cristo y entre nosotros

Mons. Javier Salinas    Este domingo celebramos la fiesta del Corpus Christi. Los cristianos centramos nuestra atención en la presencia real del Señor en la Eucaristía. “Es grandemente admirable que Cristo haya querido hacerse presente en su Iglesia de esta manera singular. Puesto que Cristo iba a dejar a los suyos de forma visible, quiso amarnos su presencia sacramental; puesto que iba a ofrecerse en la Cruz por nuestra salvación, quiso que tuviéramos el memorial del amor con el que nos ha amado “hasta el fin” (Jn 13,1), hasta el don de su vida. En efecto, en su presencia eucarística permanece misteriosamente en medio de nosotros como quien nos amó y se entregó por nosotros y se queda bajo los signos –el pan y el vino- que expresan y comunican este amor” (CIC, 1380). 

Este año, la fiesta del Corpus tiene para nosotros un alcance más universal. Todos los cristianos, desde los rincones más recónditos del mundo, estaremos unidos a una amplia representación de la Iglesia que en Dublín, capital de Irlanda, hace una pausa en su largo caminar para celebrar el 50 Congreso Eucarístico Internacional. Un momento específico en el que la Iglesia universal es invitada a fijarse especialmente en un aspecto de la Eucaristía: la comunión con Cristo y entre nosotros. Tertuliano, escritor de la Iglesia primitiva, afirmaba que “un cristiano solo no es cristiano”. Es en la Eucaristía donde se descubre el código genético de todo cristiano: ser para la comunión con Dios y con los otros. Celebrar, participar en la Eucaristía, es entrar en comunión con Cristo, y así, realizar en una nueva dimensión una aspiración fundamental de nuestro corazón: vivir en comunión con los demás. 

Cuando participamos en la Eucaristía descubrimos que no andamos solos el camino, que Cristo, “como hizo en otro tiempo con los discípulos de Emaús, nos explica las Escrituras y parte para nosotros el Pan” (Plegaria Eucarística V/a). “Él abre nuestros ojos a las implicaciones sociales, culturales y políticas del Evangelio. Es escuela de amor activo al prójimo. Podemos pensar en los comentarios de la Beata Madre Teresa de Calcuta, en el sentido de que en la Misa tenemos a Cristo en la apariencia del Pan, mientras que en los barrios podemos ver a Cristo y tocarlo en los cuerpos destrozados y en los niños abandonados. Una verdadera participación en la Misa nos pedirá revisión de nuestras relaciones personales, sociales e institucionales con nuestros prójimos” (Documento Congreso). 

Salgamos por las calles acompañando a Cristo presente en la Eucaristía, adoremos a Dios Padre, que nos ha hecho el gran don de Jesús, entregado por nosotros; y en comunión con Cristo, pongámonos en camino para mostrar un amor eficaz a los demás. 

+ Javier Salinas Viñals

Obispo de Tortosa

Mons. Javier Salinas Viñals
Acerca de Mons. Javier Salinas Viñals 48 Artículos
Nace en Valencia el 23 de enero de 1948. Cursó estudios eclesiásticos en el Seminario valenciano, recibiendo la ordenación sacerdotal el 23 de junio de 1974. Es Doctor en Catequesis por la Pontificia Universidad Salesiana de Roma (1979-1982). CARGOS PASTORALESSu ministerio sacerdotal lo inició en la Parroquia de San Jaime de Moncada, de donde fue coadjutor entre 1974 y 1976. Este último año fue nombrado superior del Seminario Menor de Valencia, cargo que desempeñó hasta 1977, cuando fue nombrado consiliario diocesano del Movimiento Junior.Tras su estancia en Roma, volvió a Valencia como delegado episcopal de Catequesis, de 1982 a 1992; capellán y director espiritual en el Colegio Seminario Corpus Christi de Valencia, de 1987 a 1992; y Vicario Episcopal, de 1990 a 1992. Este último año fue nombrado obispo de Ibiza, sede de la que estuvo al frente hasta 1997, cuando fue promovido a la diócesis de Tortosa. El 16 de noviembre de 2012 fue nombrado obispo de Mallorca.El 8 de septiembre de 2016 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE preside la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar desde el año 2014, tras ser reelegido para un segundo trienio el 15 de marzo de 2017.Desde el año 1999 hasta 2014 presidió la Subcomisión Episcopal de Catequesis.El 23 de octubre de 2012 la Santa Sede le nombró miembro del Consejo Internacional para la Catequesis (COINCAT), organismo consultivo vinculado a la Congregación para el Clero.