125 años de la Adoración Nocturna

Mons. Jaume Pujol    Este domingo, 3 de junio, celebramos los 125 años de la Adoración Nocturna en Tarragona. Me emociona pensar en las muchas horas en las que durante este tiempo los miembros de esta bendita institución han acompañado al Señor en el sagrario.

En su carta Dominicae Cenae, Juan Pablo II escribió: “La Iglesia y el mundo tienen una gran necesidad del culto eucarístico. Jesús nos espera en este sacramento del amor. No ahorremos tiempo para ir a su encuentro en la adoración”.

Cuando este Papa visitó España por primera vez, el 31 de octubre de 1982, su primer acto público fue asistir a un encuentro de la Adoración Nocturna en la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, una de las de mayor capacidad de Madrid. Unas 50.000 personas se congregaron en el templo y sus alrededores. De este modo, adorando a la Hostia Santa en estas últimas horas del día, quiso comenzar sus encuentros. El primero con el Señor sacramentado. Es lo que hacéis vosotros cuando os reunís para adorarlo en el silencio activo de vuestra plegaria.

Desearía fijarme en este aspecto esencial de la adoración, tan necesaria siempre y más aún en un tiempo en el que las personas están llenas de solicitaciones para hacer algo, entretenerse,  informarse de todo, de modo que con frecuencia no se “tiene tiempo” para Dios ni para meditar en lo más profundo de nosotros mismos.

En el silencio de la oración encontramos a este “Dios escondido” que está en la eucaristía, y hallamos el sentido de nuestra vida, que no se reduce a pura actividad, ni a una búsqueda enfermiza del placer. Con palabras inaudibles, el Espíritu Santo, pondrá en nuestros corazones, en estos momentos, los propósitos y acciones que más nos conviene emprender.

Otra característica de vuestra adoración es que no se detiene cuando llega la noche. Adoración Nocturna es vuestro nombre. Nos lleva a pensar en las ocasiones en las que Jesucristo, nuestro modelo, pasaba las noches en oración. El Evangelio nos cuenta algunas, como aquella en que se le hizo de día en diálogo con su Padre celestial, antes de escoger a los doce apóstoles. O aquellas que dedicaba a hablar y atraer a la fe a Nicodemo, aquel personaje principal que, por temor a los judíos, “iba a Jesús de noche”. Más memorable que ninguna, fue aquella última noche de la agonía en el huerto de Getsemaní, cuando su pasión era inminente.

Pensando en estas ocasiones, en la necesidad de oración en todo momento y, sobre todo en circunstancias de la vida especiales, os animo a que perseveréis en la Adoración Nocturna, en que llevéis a estos tiempos de recogimiento y de presencia eucarística las necesidades personales y sociales para que construyamos entre todos un mundo más divino, que será también un mundo más humano.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Artículos
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.CARGOS PASTORALESFue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad.Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión.Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc.El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004.Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.