Exención, no privilegio. Comunicado de la diócesis de Osma-Soria sobre el IBI

privilegios fiscales que disfruta la Iglesia Católica en España, la Diócesis de Osma-
Soria desea clarificar algunos extremos de esta cuestión con el objeto de contribuir
a una más exacta y completa comprensión del asunto.

1. El régimen fiscal de las Instituciones de la Iglesia Católica en España deriva, en
primera instancia, del Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado Español para Asuntos
Económicos suscrito el 3 de enero de 1979, acuerdo que prevé una serie de
beneficios fiscales en sus artículos 3º y 4º para una lista cerrada de entidades de la
Iglesia.

2. En 1994 se aprueba la Ley 30/1994 de fundaciones y de participación privada en
actividades de interés general, que establecía estímulos fiscales para favorecer la
participación de la iniciativa privada en aquellas actividades que benefician a
colectividades genéricas de ciudadanos y que, en consecuencia, ahorran esfuerzos
económicos a la administración. Las entidades de la Iglesia quedaron incluidas aquí.

3. En diciembre de 2002 se aprobó la denominada Ley de mecenazgo (Ley 49/2002)
que, en su Título II, establece el régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos, régimen al que se incorpora no sólo la Iglesia Católica sino también los partidos políticos, los sindicatos, los locales de la Cruz Roja, las fundaciones, los consulados, las federaciones deportivas, las embajadas, los terrenos de la RENFE, los inmuebles destinados a usos religiosos de las comunidades hebreas, musulmanas y evangélicas y otras muchas instituciones.

Los Acuerdos de 1979 establecen, para las instituciones de la Iglesia en sentido
estricto, una lista cerrada de bienes inmuebles con exención del IBI. Se trata de las
parroquias, sus locales y la curia Diocesana, Seminarios y Universidades de
disciplinas eclesiásticas, así como las casas parroquiales, residencia del Obispo y los
edificios destinados a residencia de Órdenes y Congregaciones religiosas. Por su
parte, la Ley de mecenazgo establece explícitamente, en su artículo 15.1. que
“estarán exentos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles los bienes de los que sean
titulares, en los términos previstos en la normativa reguladora de las Haciendas
Locales, las entidades sin fines lucrativos, excepto los afectos a explotaciones
económicas no exentas del Impuesto sobre Sociedades”. Por tanto, al amparo de este
artículo, las entidades no lucrativas y también la Iglesia están exentas de pago de IBI
de aquellos bienes donde se realizan las actividades enunciadas anteriormente. Sin
embargo, no están exentos de IBI aquellos bienes en los que se realiza una
explotación económica que no está exenta, es decir, que no figura en la lista
anteriormente mencionada. Por eso, afirmar que la Iglesia está exenta de IBI es
falso y confuso; primero, porque tiene el mismo régimen que cualquier fundación, y
segundo, porque sí paga IBI por los bienes que no están amparados por la ley de
mecenazgo (parkings, explotaciones agrarias, repostería, restauración, etc.).

4. Por otra parte, conviene destacar que en 2007 la Iglesia renunció, en el marco del
acuerdo de financiación, a la exención que disponía de IVA en la entrega de bienes
inmuebles. Tributa por IVA como cualquier entidad.

5. Sin embargo, y a pesar de que en este asunto la praxis de la Iglesia es conforme a
la ley, hay personas que creen que la Iglesia Católica es la única que no paga el IBI ni ningún otro impuesto, lo cual es inexacto. La Iglesia paga el IBI de locales no
destinados a un uso religioso (como puede ser por ejemplo un garaje) y, de igual
manera, paga las tasas municipales, sobre las que no existe ningún tipo de exención
fiscal, como la de basuras.

6. Finalmente, y a modo de recordatorio, es necesario poner en evidencia una vez
más el destino socio-caritativo de buena parte de los fondos de la Iglesia. Valgan los
siguientes datos como botón de muestra.

La Iglesia Católica en España ahorra al Estado anualmente más de 20.000 millones
de euros. Es titular de 5.347 centros de enseñanza donde estudian 1.399.000
alumnos. Si esas plazas las tuviera que cubrir el Estado, el coste supondría 4.399
millones de euros más. Es titular de más de 100 hospitales, más de 1.000
ambulatorios o dispensarios y centros para ancianos y crónicos, y en torno a 51.000
camas. Los gastos que asume suponen un ahorro al Estado de 14.000 millones.
Cuenta con 4.800 centros asistenciales para pobres, especialmente activos desde el
inicio de la crisis económica. En estos últimos años se han beneficiado de ellos al
menos 3.650.000 españoles, con un ahorro para el Estado de 230 millones con el
trabajo de Cáritas y 41 millones con el de Manos Unidas. A todo esto habría que
sumar que casi la totalidad de las personas que trabajan o colaboran con Cáritas o
Manos Unidas, entre otras organizaciones de Iglesia que trabajan para ayudar a los
más desfavorecidos, son voluntarios que no cobran nada a cambio del trabajo que
realizan para ayudar a los demás. Habría que añadir que de los 42 bienes españoles
declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y que actúan como foco de
atracción turística, en 19 participan decisivamente entidades de la Iglesia, que
asume todo o parte del coste de mantenimiento. Por último, y sólo en 2011, Cáritas
ofreció cursos de formación a 80.000 desempleados y logró encontrar empleo a
13.000 de ellos, una efectividad (16%) cinco veces superior a la del Inem (3%)…

Con estas reflexiones la Diócesis de Osma-Soria, como ya ha hecho la Conferencia
episcopal española y muchas Diócesis de nuestro país, quiere contribuir a aportar
algo de luz en este delicado asunto del régimen fiscal de la Iglesia Católica de
manera que los fieles cristianos y los hombres y mujeres de buena voluntad
perciban más claramente la legalidad de la praxis actual y el sentido social de la
misma.

Soria, 31 de mayo de 2012

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37961 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).