Comunicado de protesta de los sacerdotes de la Cuenca Fabero-Sil a recortes injustos entre los trabajadores de la minería

Comunicado

Parroquias de la Cuenca Fabero-Sil

Los sacerdotes de las Parroquias de la Cuenca Fabero-Sil sintiendo que nuestras comunidades están integradas, en su mayor parte, por gentes relacionadas directa o indirectamente con la minería, queremos manifestar nuestra solidaridad más sincera con los anhelos de supervivencia del sector.

La paulatina pérdida de derechos antes logrados por los mineros desemboca, ahora, en el inminente peligro de desaparición de la actividad misma por el incumplimiento de compromisos previamente asumidos por parte de la administración del estado.

Los diversos planes que tenían como punto de mira el año 2018 se ven repentinamente truncados, sin tener en cuenta la perspectiva de las familias que organizaron su economía, su estabilidad y su vida misma en función de unos acuerdos que parecían firmes.

Nuestros pueblos fueron, durante décadas, estación de llegada de muchos obreros procedentes de todas las regiones de España y aún del extranjero. Crearon una incalculable riqueza para la nación, mientras las sucesivas generaciones hundían sus raíces en esta tierra que es ya la suya. También los pueblos fueron alcanzando un nivel aceptable, aunque siempre mejorable, de infraestructuras y servicios. Y precisamente ahora, cuando tantas veces oímos hablar de políticas tendentes a fijar población en las áreas rurales, se cierne sobre nuestros pueblos la amenaza inmediata de una despoblación galopante.

La posibilidad del cese de la actividad minera nos hace pensar en primer lugar, claro está, en el número tan importante de familias que se encontrarían de inmediato engrosando las listas del desempleo. Y no por ello olvidamos que la repercusión sería igualmente grave en la actividad económica que se relaciona con el sector minero que, por activa o por pasiva, es toda la de la comarca. Despierta en nosotros una especial preocupación lo que podría ser un alarmante descenso numérico en los centros educativos, hasta el punto de firmar el acta de defunción de más de uno y empobrecer hasta límites indeseados la vida de los restantes.

Los trabajadores de la minería no son, de ninguna manera, responsables de la grave coyuntura social y económica por la que atravesamos. Con todo, estamos seguros de que están dispuestos a asumir su parte de sacrificio en la solución de la problemática que otros han creado. Con tal, claro está, que los recortes que les puedan afectar sean proporcionados a los de otros sectores y el carbón sea tratado de un modo análogo al de las demás energías. Es una cuestión de justicia distributiva que, de no respetarse, resulta ofensiva a la razón misma.

No podemos callar, sino que queremos elevar nuestra más firme protesta a quien corresponde la solución, uniendo nuestra voz a la de cuantos ya lo han hecho o lo harán.

Cuenca Fabero- Sil, a 24 de mayo de 2012

Manuel Alvarez Martínez, párroco de Toreno.

Jesús Villar Villar, párroco de Matarrosa.

Manuel Sierra López, párroco de Fabero

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37894 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).