"Cristianos en medio de la sociedad"

Mons. Julián López   Queridos diocesanos:

“Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo?” (Hch 1, 11). La frase, lanzada por dos hombres vestidos de blanco (¿ángeles?) a los discípulos de Jesús absortos mientras veían a su Señor desaparecer de su vista, suena como un aldabonazo en la conciencia. Era la hora de la acción. Los discípulos tenían que regresar a Jerusalén para ser investidos de la fuerza de lo alto y comenzar a anunciar del Evangelio allí mismo, para partir después por todo el mundo (cf. Hch 1, 8; Mc 16, 15.20).

Era Pentecostés, y una vez que el Espíritu Santo sacudió violentamente la casa donde estaban y encendió las mentes y corazones de los Apóstoles con el fuego de la palabra que debían transmitir, ya no podían esperar más y se lanzaron a predicar en todas las lenguas de la tierra a todos los pueblos del mundo. El relato de la venida del Espíritu Santo culmina en una profecía reveladora de la misión de la Iglesia, una misión confiada inicialmente a los Apóstoles pero que concierne a todos los bautizados: “Id, pues, y haced discípulos…” (Mt 28, 19). Lo recordó el Concilio Vaticano II del que pronto se cumplirán 50 años de su inauguración, mencionando expresamente a los laicos: “El apostolado de los laicos es la participación en la misma misión salvífica de la Iglesia, a cuyo apostolado todos están llamados por el mismo Señor en razón del bautismo y de la confir­mación” (LG 33).

El mensaje de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar con ocasión del Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, coincidente con la solemnidad de Pentecostés, recuerda esta misma realidad y la pone en conexión con la nueva evangelización, tan de actualidad no sólo por la próxima asamblea del Sínodo de los Obispos en octubre sino también por la urgencia de un testimonio cada día más transparente, decidido y eficaz de todos los cristianos en nuestra sociedad, tan tocada de secularismo y olvido de sus raíces más auténticas, las que se nutrieron de la fe y del evangelio. El próximo “año de la fe” anunciado por Benedicto XVI será una nueva oportunidad para alimentar esas raíces con el agua viva de la Palabra de Dios y la enseñanza de la Iglesia, madre y maestra de todos los fieles por mandato del Señor. Lo tendremos muy en cuenta en la programación pastoral del próximo curso con espíritu de comunión eclesial.

Con motivo de esta Jornada de la Acción Católica y de todo lo que es apostolado y cooperación de los seglares en la misión de la Iglesia, quiero dar las gracias a todos los fieles laicos que desde las organizaciones apostólicas, las asociaciones, los voluntariados, las diferentes funciones catequéticas, litúrgicas, docentes y caritativas, la dedicación a los más variados sectores pastorales, la espiritualidad, la cooperación misionera, la administración de los bienes, y los mil y un modos de ser y sentirse Iglesia diocesana, estáis respondiendo generosamente a la invitación del Señor: “Id también vosotros a mi viña” (Mt 20, 7).

Por supuesto que no me olvido de tantos hombres y mujeres que, sin pertenecer a grupos o estructuras eclesiales, ejercen su profesión o se dedican a su familia o cooperan en los más diversos ámbitos de la vida social y pública, incluida la política, la economía, el trabajo, etc., tratando de ser fieles a las exigencias de su fe y a los imperativos de la caridad cristiana. También ellos merecen reconocimiento y aliento porque lo propio del estado seglar es vivir en medio del mundo y de los asuntos temporales con el fervor y el estilo del espíritu cristiano como verdaderos fermentos en medio de la masa.

¡Feliz fiesta de Pentecostés! ¡Feliz Jornada de los seglares en la Iglesia y en el mundo! Con mi cordial saludo y bendición:

+Julián López

Obispo de León

Mons. Julián López
Acerca de Mons. Julián López 147 Artículos
Mons. D. Julián López Martín nace en Toro (Zamora) el 21 de abril de l945. Estudió en el Seminario Diocesano de Zamora y en el P. Instituto de San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Teología Litúrgica en 1975, como alumno del P. Colegio Español y del Centro Español de Estudios Eclesiásticos anexo a la Iglesia Nacional Española de Roma.Recibió la ordenación sacerdotal en Zamora el 30 de junio de 1.968.CARGOS PASTORALESFue coadjutor de Villarín de Campos y cura ecónomo de Otero de Sariegos (1968-1970), coadjutor de la parroquia de Cristo Rey en Zamora (1973-1989) y, desde 1978, canónigo Prefecto de Sagrada Liturgia de la Catedral de Zamora y delegado diocesano de Pastoral Litúrgica, miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores desde 1984.Ha sido también consiliario diocesano del Movimiento Familiar Cristiano (1976-1986) y consiliario de la Zona Noroeste de este Movimiento (1980-1983). Profesor de Religión en el Instituto "Claudio Moyano" (1975-1976) y en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado en Zamora (1981-1983).Ha sido director del Centro Teológico Diocesano "San Ildefonso" y de la Cátedra "Juan Pablo II" (1984-1992); delegado diocesano para el IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús (1980-1982); Año de la Redención (1983-1984); Año Mariano Universal (1987-1988); V Centenario (1992) y Congreso Eucarístico de Sevilla (1993).Profesor de Liturgia y Sacramentos de la Universidad Pontificia de Salamanca (1975-1981 y 1988-1994), ha sido también Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia (1992-1995), habiendo impartido clases en las Facultades de Teología de Burgos (1977-1988) y de Barcelona (1984-1989).El 15 de julio de 1994 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo por el Papa Juan Pablo II, tomando posesión el 25 de agosto del mismo año. Cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Obispo de León el día 19 de marzo de 2002, tomando posesión el 28 de abril.El 6 de julio de 2010 Benedicto XVI le nombró miembro de la congregación para el Culto Divino de la Santa Sede.En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1996 a 1999. De 1993 a 2002 formó parte de la Comisión de Liturgia y desde 2002 a 2011 fue Presidente de dicha Comisión. Desde 2011 es miembro de ella