La Ascención y la Iglesia

Mons. Antonio Algora   En este domingo celebramos que Jesús resucitado sube al Cielo, deja de aparecerse a los Apóstoles, les encomienda llevar adelante la tarea de la Evangelización y asegura su presencia en los sacramentos y dondequiera que haya un cristiano que viva como Él nos ha enseñado: “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin de los tiempos”.

Es día, por tanto, de una gran alegría y una gran responsabilidad: Comunicar de palabra y de obra su presencia con nuestras vidas, con la vida de la Iglesia extendida ya por toda la tierra, pero sin haber llegado todavía a todos los humanos que vivimos en el planeta.

Celebramos también y por lo mismo “la Jornada de las Comunicaciones sociales”. Conscientes del mandato del Señor de llegar hasta los últimos rincones del mundo anunciando la Buena Noticia de la Salvación, nos responsabilizamos para saber utilizar los medios a nuestro alcance que nos proporciona la técnica: TV, Radio, Prensa, Internet, Redes sociales y, cómo no, nuestra Hoja Diocesana: “Con vosotros”.

Es día de reconocer los esfuerzos y los éxitos de nuestra Delegación Diocesana de Medios de Comunicación y de saber que todos debemos colaborar para llevar adelante el mucho trabajo y el mucho dinero que supone estar hoy presentes en todos esos medios. Una colaboración que necesita por parte de todos los católicos un interés por formarse y dominar el uso de esos medios. Una colaboración que supone también el interés básico por comunicar las noticias de nuestra Iglesia con toda veracidad y prontitud. Una colaboración que supone potenciar la divulgación de nuestras noticias, documentos, promoción de los acontecimientos parroquiales, arciprestales, diocesanos, universales…

Hemos de ser conscientes de la dificultad que tenemos, en una sociedad tan alejada a veces de los valores cristianos y de la fe misma, para comunicar el Evangelio. Se tergiversa, se calumnia, se manipula la noticia, se censuran párrafos enteros de los documentos que se citan… Pero hoy tenemos medios abundantes para ofrecer lo que somos, decimos y hacemos con toda facilidad. Necesitamos tomarnos en serio trabajar en la extensión y en la eficacia de los medios a nuestro alcance.

Hemos mejorado mucho la hoja diocesana “Con vosotros”, pero apenas superamos los 8.000 ejemplares de tirada, cuando, con un poco más de esfuerzo económico y de propaganda, podíamos llegar a los 30.000. Gracias a Dios, estamos a un nivel alto de utilización de las Nuevas tecnologías de la Comunicación, ¿por qué no mejorar su divulgación?

Termino con un merecido homenaje a cuantos en la vieja tradición ya de nuestra diócesis se han dejado esfuerzos y dineros en este trabajo. Ahora, al celebrar la Ascensión de Jesús a los Cielos, os pido que contempléis este Misterio del Amor de Dios Padre que nos ha encomendado ser la presencia de su Hijo Resucitado en todos los rincones de la geografía.

Vuestro obispo,

+ Antonio Algora

Obispo de Ciudad Real

Mons. Antonio Algora
Acerca de Mons. Antonio Algora 193 Articles
D. Antonio Ángel Algora Hernando nació en La Vilueña (Zaragoza), el 2 de octubre de 1.940. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Madrid. El 23 de diciembre de 1.967 fue ordenado de sacerdote y quedó incardinado en la que entonces era Archidiócesis de Madrid-Alcalá y hoy son tres diócesis: Madrid, Alcalá y Getafe. Desde 1968 a 1.973 fue Consiliario de las Hermandades del Trabajo en Alcalá.de Henares. Trasladado a Madrid como Consiliario de los jóvenes de Hermandades, sustituyó al fundador, D. Abundio García Román, en 1.978, como Consiliario del Centro de Madrid. El 9 de octubre de 1.984 fue nombrado Vicario Episcopal de la Vicaría VIII de la Archidiócesis de Madrid. El 20 de Julio de 1.985 fue nombrado Obispo de Teruel y Albarracín. Recibió la consagración episcopal el 29 de septiembre de ese mismo año. Su especialidad académica es la Sociología. En la Conferencia Episcopal Española es miembro del Consejo de Economía y como tal, responsable del Secretariado para el Sostenimiento Económico de la Iglesia. Además, es vocal de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, y responsable del Departamento de Pastoral Obrera.