Las diócesis vascas recuerdan que recibir a Jesús, por primera vez, cuesta cero euros

A propósito de las Primera Comuniones, los medios de comunicación, en estos días anteriores a las Primeras Comuniones, informan que estas celebraciones son muy caras y que a muchas familias les supone una fuerte sangría. Las diócesis vascas quieren recordar a los padres que “recibir a Jesús, por primera vez, cuesta cero euros”.

A propósito de las Primera Comuniones, los medios de comunicación, aluden a que estas celebraciones son muy caras y que a muchas familias les supone un gasto imposible de afrontar; más aún en estos tiempos de crisis económica.

Lo cierto es que en los últimos años, las Primeras Comuniones están adquiriendo tintes de acontecimiento social, cuya celebración puede costar una fortuna. La estimación que hacen los medios de comunicación oscila entre los 3500 y los 6000 euros: el traje de niña, 550 euros; el traje de niño, 350; regalos religiosos (medalla, cadena, rosario, crucifijo, misal…), 250; regalos no religiosos (reloj, nintendo, juegos…) , 400; comida para unos 30 invitados, 2000; reportaje de fotos, vídeo, recordatorios…,350 euros; además, ropa para los padres, para los hermanos, hinchables, payasos, magos,….

Sin embargo, para recibir a Jesús por primera vez no hace falta ni un euro. Por eso, las diócesis vascas hacen una invitación a los padres para que, al margen de las modas sociales, recuperen el sentido auténtico del sacramento de la Primera Comunión y celebren y festejen ese día con la importancia que merece, por todo lo alto, pero con absoluta austeridad. Que el niño y la familia recuerden ante todo, que recibir por primera vez a Jesús es el regalo más valioso que se puede recibir.

¡Qué hermoso sería que resonaran en nosotros estas palabras atribuidas a Jesús de Nazaret:: “Lo que gratis recibisteis, dadlo gratis”!

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43821 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).