Fernando Giménez Barriocanal: «La financiación básica de las parroquias depende de colectas y donativos»

Antonio Moreno. diocesismalaga.es

La Iglesia sólo recibe del Estado para su sostenimiento «lo que los contribuyentes deciden a través de la declaración de la renta». Lo puede decir más alto, pero no más claro, vicesecretario para asuntos económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal (Madrid, 1967) habla sin escrúpulos de los dineros de la Iglesia.

Con la tranquilidad del que conoce bien a qué se destina y cuánto bien hace por tantos que necesitan tanto

–Ésta es la quinta campaña de la renta con el nuevo modelo de financiación. ¿Cómo lo va-lora?
–El nuevo modelo de financia¬ción responde fielmente a lo contemplado en los acuerdos. La Iglesia sólo recibe para su sostenimiento lo que los con¬tribuyentes deciden a través de la asignación en su declaración de la renta. Desaparecieron las partidas presupuestarias para el sostenimiento básico de la Iglesia, aunque continúen con¬venios de colaboración en los que las distintas instituciones de la Iglesia prestan servicios a los ciudadanos (educación, cultu¬ra, hospitales, cárceles, etc.) A pesar de todo, hay que recordar que la financiación básica de las parroquias de España depende de la colaboración directa de los fieles a través de colectas, sus¬cripciones y donativos diversos.

–Dicen que el éxito de la cam¬paña Xtantos reside en que muestra lo que realmente es la Iglesia, desmontando falsas imágenes…
–La Iglesia es depositaria de una Buena Noticia para el hombre: la verdad de un Dios Padre que te quiere inmensamente, de Cristo que muere y resucita por ti, del Espíritu Santo que entra en tu vida y te transforma. La la¬bor de la Iglesia es la de comu¬nicar este mensaje que cambia al hombre y al mundo, que da luz, que ofrece felicidad, que te permite ver al otro como Hijo de Dios. La labor pastoral evange¬lizadora, litúrgica y asistencial tiene este objetivo. Las campa¬ñas intentan poner de relieve que todo lo que hace la Iglesia tiene este fin que engrandece al hombre y le ofrece su auténtica dignidad.

–Se cumplen 10 años de la publicación de la Ley de Me¬cenazgo, que equipara, a efec¬tos, fiscales, a la Iglesia con el resto del sector no lucrativo del país (fundaciones, ONG, …). Pero aún hay quien cree que la Iglesia tiene privilegios.
–Efectivamente, la ley de me¬cenazgo ha establecido un ré¬gimen fiscal para un conjunto de instituciones que se entiende que realizan una labor relevan¬te en favor de la sociedad y que conviene ayudar de esta forma. En ese conjunto de instituciones se encuentran las fundaciones, las asociaciones de utilidad pú¬blica, las federaciones deporti¬vas y también la Iglesia Católica y demás confesiones religiosas que tienen acuerdos con el Esta¬do (comunidades judías, musul¬manas e iglesias evangélicas). Por tanto, hablar a día de hoy de privilegios es simplemente, manipular y falsear la realidad.

–Es que hay personas que creen que una mentira repe¬tida mil veces se convierte en verdad. ¿Qué verdad tenemos nosotros que repetir dos mil veces?
–Es importantísimo seguir lla¬mando a la colaboración con ese simple gesto en la declara¬ción de la renta, que no supone pagar más ni que le devuelvan menos y que es compatible ple-namente con la asignación de otros fines sociales (es decir, se pueden marcar las dos casi¬llas sin que pierda ninguna por ello).

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41147 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).