"Con Misión Madrid 2012-2013 queremos llevar al corazón de todos los madrileños la fe en Jesucristo, Salvador del hombre"

En su habitual intervención en el informativo diocesano de COPE, el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, dijo que “con motivo de la festividad de San Juan de Ávila, declinando ya el curso pastoral 2011-12, nos disponemos a presentar a la comunidad diocesana nuestra propuesta pastoral de la Misión Madrid para el curso próximo, el 2012-13, que culminará con el Año de la Fe en el año de Cristo Rey del universo de ese mismo año 2013. La JMJ del 2011 y sus frutos, que hemos experimentado y seguimos experimentando, nos animan a ello. Con un corazón generosamente abierto a la llamada de Jesucristo, nuestro amigo , hermano y Señor, queremos hacernos eco de las palabras del Papa a los jóvenes en la homilía de la Misa de Cuatro Vientos y de las dirigidas a los voluntarios al despedirse de España y de Madrid en IFEMA: ‘No se puede encontrar a Cristo y no darlo a conocer a los demás. Por tanto, no os guardéis a Cristo para vosotros mismos. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe. El mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesita ciertamente a Dios. Y añadía después, en IFEMA: ‘¿Qué quiere Dios de mí? ¿Cuál es su designio sobre mi vida? ¿Me llama Cristo a seguirlo más de cerca? ¿No podría yo gastar mi vida entera en la misión de anunciar al mundo la grandeza de su amor a través del sacerdocio, la vida consagrada o el matrimonio? Si ha surgido esa inquietud, dejaos llevar por el Señor y ofreceos como voluntarios al servicio de Aquél que `no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos`. Vuestra vida alcanzará una plenitud insospechada’”.

“Si decimos corazón generosamente abierto para definirlas equivale a que digamos o que ofrezcamos a Cristo nuestros pensamientos, nuestra libertad, toda la voluntad, todo nuestro ser para poder corresponder a lo que el sucesor de Pedro nos pedía y nos pide: que es una entrega netamente apostólica, un espíritu y decisión misioneras, y prestos para evangelizar”.

“El Año de la Fe, convocado por el Papa, nos abre al horizonte interrogantes y angustias que ocupan y preocupan, no solo al mundo juvenil sino a toda la sociedad”. “El hombre estaría en trance de nuevo de pretender construir un mundo social y culturalmente sin Dios. Por lo tanto, en su misma raíz humana sin Cristo y un humanismo que excluye a Dios es un humanismo inhumano porque no se debe de olvidar que no hay desarrollo pleno ni superación de ninguna crisis ni un bien común universal sin el bien espiritual y moral de las personas consideradas en su totalidad de alma y cuerpo”.

En este sentido, se preguntó si Madrid representa “un oasis de fe y de vida cristiana auténtica en esta hora de crisis espiritual de España y de Europa”, a lo que respondió: “Sospechamos que no. También en la sociedad madrileña, en aspectos bien visibles de sus expresiones y experiencias humanas, socio-económicas y culturales, se nota la influencia de la negación explícita o implícita de Dios y de una visión del hombre y de la vida marcada profundamente por el relativismo moral, incluso por una pretensión de establecer su hegemonía pública en forma muy parecida a la denunciada por Benedicto XVI como dictadura del relativismo”. “También nuestra crisis económica, social, cultural y familiar no es separable de la crisis espiritual, de la crisis de la fe cristiana nítidamente perceptible en la mentalidad y/o en la vida práctica de muchos de nuestros conciudadanos y hermanos madrileños”.
Por eso, tanto “la memoria vigorosamente viva y gozosa de la JMJ 2011 del pasado agosto como la clarividencia histórica y pastoral que trasluce luminosamente la convocatoria del Año de la Fe en la carta apostólica `Porta Fidei` del 11 de octubre del año pasado, nos impulsan a renovar profundamente nuestra respuesta a la llamada de la nueva evangelización que Juan Pablo II nos dirigía reiteradamente, y que ahora hace con nueva premura Benedicto XVI, una respuesta que debe adquirir la forma y el estilo misionero que viene a ser así vivida la respuesta de la evangelización, el culmen de la expresión de la caridad cristiana, que cuando quiere llegar a lo más íntimo del ser humano, proponiéndolo y acercándolo en su mayor bien, lo que hace es transmitirle y ofrecerle la fe en Cristo, Redentor del hombre”.

En este sentido, recordó las palabras de Benedicto XVI a los participantes en el Sínodo Diocesano de Madrid, en la audiencia especial que concedió en julio del año 2005 con motivo de su clausura, muy pocos meses después de su elección como Sucesor de Pedro. Nos decía a los sinodales madrileños: `En una sociedad sedienta de auténticos valores y sobre tantas divisiones y fracturas, la comunidad de los creyentes ha de ser portadora de la luz del Evangelio con la certeza de que la caridad es ante todo comunicación de la verdad. Comunicar la verdad es igual que comunicar la fe en Jesucristo, Camino, Verdad y Vida con palabras y obras`”.

“Eso es lo que queremos llevar a través de la Misión Madrid 2012-2013 al corazón de todos los madrileños: la fe en Jesucristo, Salvador del hombre, Camino, Verdad y Vida. Y lo queremos hacer renovando nuestra confesión propia de nuestra fe en Jesucristo, resucitado por nuestra salvación. Queremos hacerlo profesando esa fe públicamente como una oferta llevada en misión a todos los rincones y plazas de Madrid, queremos hacerlo con los nuevos evangelizadores que año tras año van surgiendo como fruto de la vida de nuestro seminario y nuestra Facultad de Teología”.

Concluyó pidiendo a la Virgen de la Almudena “que nos ayude en esta empresa misionera que quiere llevar a Cristo más extensamente a todo Madrid, a la sociedad, al pueblo y a los madrileños”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41087 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).