Para la vida y el ministerio, por Monseñor Celso Morga, Secretario de la Congregación para el Clero

http://sanjuandeavila.conferenciaepiscopal.es/

Mons. Celso Morga, Secretario de la Congregación para el Clero

Es sorprendente, por la precisión y la actualidad del diagnóstico, cuanto San Juan de Ávila escribe al comienzo de su Memorial Primero al Concilio de Trento (1551) sobre lo que sirve para una autentica mejora de la vida y el ministerio de los Sacerdotes. Había en el tiempo del Santo, como las hay ahora, magníficas leyes y documentos sobre lo que la Iglesia desea de sus Sacerdotes: Su identidad, su misión, su vida de santidad, que incluye la continencia perpetua y perfecta por el Reino, para todos los Obispos de la Iglesia católica y para los Presbíteros y Diáconos transeúntes de la Iglesia Latina.

Pero si en la formación de los futuros ministros y en la formación permanente de los Sacerdotes no se educa para hacer amar esas leyes, mostrando la belleza y suma grandeza del sacerdocio católico, pronto resultaran “gravosas” y por fuerza se buscaran subterfugios “para contaminarlas y disimuladamente huir de ellas o advertidamente quebrantarlas”.

La formación, tanto inicial como permanente de los Sacerdotes consiste en descubrir siempre con mayor profundidad, a través de la contemplación y del estudio, la unión ontológica y psicológica, sacramental y moral entre el Señor Jesús y el Sacerdote. En tal íntima unión está el fundamento y al mismo tiempo la gracia y la fortaleza para vivir la vida según el Espíritu especifica al Presbítero. (Conf. PDV, 72).

Quedarse en buenas leyes –continua San Juan de Avila– es semejante al “modo de proveer de la vieja ley, que mandaba lo que se había de hacer y castigaba al transgresor de ello, mas no ayudaba a los súbditos a hacerlos amadores de lo que ella mandaba para que no hubiesen menester de su castigo”. Pero “¡gracias a Aquel que vino a trabajar para dar fuerza y ayuda para que la Ley se guardase, ganándonos con su muerte el Espíritu de la Vida, con el cual es el hombre amador de la Ley y le es cosa suave cumplirla!” (Memorial I al Concilio de Trento). He aquí la tarea de los formadores del seminario, de los padres espirituales, de los Obispos y de todos los Sacerdotes sin excepción con sus hermanos Sacerdotes. (Frater qui adjuvatur a fratre tamquam civitas firma).

http://sanjuandeavila.conferenciaepiscopal.es/

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43847 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).