Los santos patrones de Cataluña

Mons. Lluis Martínez Sistach    Ante la fiesta, en estos próximos días, de San Jorge y de la Virgen de Montserrat, patronos de Cataluña, vienen a mi memoria estas palabras de san Pablo dirigidas a su discípulo Timoteo, que era obispo de la ciudad de Éfeso: “Os exhorto a elevar plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los reyes y por todos los constituidos en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y apacible con toda piedad y dignidad.” Y el apóstol añade: “Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador.”

Si tenemos en cuenta las orientaciones que nos da la doctrina social de la Iglesia, el buen y eficaz funcionamiento de las instituciones autonómicas tiene una clara dimensión ética y moral. En la situación actual se plantean dificultades a muchas familias, a muchos trabajadores, a muchas empresas. Pienso sobre todo en el problema del paro, que ya ha superado los cinco millones de afectados en el conjunto del Estado, problema que se agrava entre los jóvenes, colectivo en el que el paro alcanza al 50% de los que están en edad laboral.

La Iglesia, por una parte, debe abstenerse de interferir en política. La organización de la sociedad y de sus instituciones es una responsabilidad de los políticos y de los ciudadanos, como recordó Benedicto XVI en su primera encíclica Dios es amor. Afirma que “la Iglesia no puede ni ha de emprender por su cuenta la empresa política de realizar la sociedad más justa posible. No puede ni debe sustituir al Estado. La sociedad justa no puede ser obra de la Iglesia, sino de la política”.

Sin embargo, la Iglesia –añade el Papa en su encíclica- “tampoco puede ni debe quedarse al margen de la lucha por la justicia. Ha de insertarse en ella mediante la argumentación racional y debe desvelar las fuerzas espirituales sin las cuales la justicia, que siempre exige también renuncias, no puede afirmarse ni prosperar”. La Iglesia trabaja por la justicia esforzándose en abrir la inteligencia y la voluntad de las personas a las exigencias del bien.

Y también trabaja por la justicia dando ejemplo y esforzándose en ser solidaria en nuestra sociedad, sobre todo en estos momentos de crisis económica profunda y prolongada. No se trata sólo de palabras o de buenos propósitos, sino de hechos que responden a uno de los tres objetivos prioritarios del Plan Pastoral Diocesano que ahora aplicamos en la archidiócesis de Barcelona, que tiene por enunciado La solidaridad, expresión de la fe cristiana. He comentado este objetivo en un capítulo de la última carta pastoral titulado “La solidaridad, expresión de nuestro amor y de nuestra fe”.

Una evangelización sincera y coherente debe conducir a la solidaridad. Ypuedo afirmar que en buena medida ya se está haciendo. Las 220 parroquias de nuestro arzobispado, ante la crisis, atienden a un promedio de 150 familias cada una, lo que suma un colectivo de unas 150.000 personas atendidas en sus necesidades básicas, como por ejemplo la alimentación. Comoescribía en la carta pastoral mencionada, titulada Nueva evangelización y solidaridad, “me complace agradecer el aumento de la solidaridad por parte de las parroquias, Cáritas, congregaciones religiosas, instituciones eclesiales y muchísimas personas que, como voluntarios o donantes, han hecho y hacen posible aliviar el sufrimiento de muchas personas y familias”. La crisis, por desgracia, continúa. Nos dicen que éste es uno de los años más difíciles de todala crisis. Por ello, continúa siendo muy urgente nuestra solidaridad efectiva con Cataluña y con los problemas de sus ciudadanos y ciudadanas. Este es el compromiso que hemos de renovar en la fiesta de los santos patrones del Principado.

 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arquebisbe de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.