“En la misericordia de Dios el mundo encontrará la paz y el hombre la felicidad”

El Obispo de San Sebastián ha presidido en la catedral de San Sebastián la Eucaristía por el eterno descanso de las víctimas de la violencia terrorista y por el consuelo de sus familiares.

En una homilía cargada de emoción, monseñor José Ignacio Munilla se ha dirigido expresamente a cuantos han sufrido las heridas del terrorismo y ha apelado a la misericordia de Dios como la vía hacia la esperanza: “Cuando conocemos y gustamos interiormente de este misterio, el horizonte de nuestra vida se llena de esperanza. Y por el contrario, cuando ignoramos o rechazamos la misericordia de Dios, inevitablemente, somos presa de la infelicidad. Nosotros creemos firmemente que en la misericordia de Dios el mundo encontrará la paz y el hombre, la felicidad”.

“Sólo con la actitud del amor misericordioso es posible acercarse a las víctimas para ayudarles a que se levanten y reanuden su camino”, ha añadido.

Así mismo, ha pedido a las víctimas que no se dejen llevar ni contaminar por el mal injustamente sufrido. “Que el sufrimiento que habéis padecido y que continuáis padeciendo, ha dicho nuestro obispo, no os impida conocer y experimentar la bondad de Dios, la confianza en el prójimo y la esperanza en un futuro mejor. Sería especialmente triste que las heridas padecidas nos arrebatasen la experiencia del amor de Dios y del amor de los demás”.

En este mismo sentido, monseñor José Ignacio Munilla ha dicho que es necesario que todos, y especialmente las víctimas, “nos abramos a la misericordia y nos dejemos amar por Dios y por los seres queridos que les rodean, superando la crueldad de la violencia y los traumas que dificultan la confianza en las personas del propio entorno e incluso en el propio ser humano”.” Y al mismo tiempo, ha añadido, es preciso practicar la misericordia con los que la necesitan tanto o más que nosotros, e incluso con quienes la necesitan menos”. Porque, ha asegurado el obispo, “la práctica generosa de la misericordia con las personas que nos rodean es la mejor terapia para sanar nuestras heridas”.

Por último, el Obispo de San Sebastián ha invitado a quienes han sufrido la violencia del terrorismo en nuestro pueblo a que recen con fe y esperanza, por la conversión de quienes fueron sus verdugos.

Monseñor José Ignacio Munilla ha concluido su homilía refiriéndose al mensaje póstumo del beato Juan Pablo II: “A la Humanidad, que a veces parece extraviada y dominada por el poder del mal, del egoísmo y del miedo, el Señor resucitado le ofrece, como don, su amor que perdona, reconcilia y suscita de nuevo la esperanza. Es un amor que convierte los corazones y da la paz”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41087 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).