¿La resurrección o el resucitado?

Mons. Joan Piris    La buena noticia de la resurrección, según el relato de los Hechos de los Apóstoles, que os recomiendo leer y meditar, provocó reacciones agresivas porque la comunidad cristiana no se limitó a explicar unos acontecimientos sobre Jesús de Nazaret, sino que empezaron a anunciar con fuerza: “aquel quien vosotros hicisteis crucificar está VIVO!”. Esto es como ponerle al prójimo el dedo en el ojo,  es decir que Dios da la razón a una persona que había sido descalificada y reivindicó su nombre y el valor de su vida y de su palabra. Es decir que Dios está de su parte… y no de la parte de quienes lo excomulgaron.

Desde aquel “primer día de la semana…” y jugándose la vida, los discípulos proclaman el valor fundamental de la palabra de Jesús y de su proyecto, según su  manera de entender las cosas.  Predican el núcleo de la fe cristiana pidiendo creer en Jesús, confiarse a él e incorporarse a su Iglesia: anuncian su itinerario desde Galilea hasta Jerusalén, sus palabras y milagros como signos de la misericordia de Dios, proclaman su muerte en cruz y su resurrección de entre los muertos. Y dan testimonio de una nueva humanidad nacida del costado abierto del Nazareno, convencidos de que hay una manera nueva de vivir y comprometerse en la tarea de transformar este mundo conflictivo, y que es posible construir y consolidar un modelo de relaciones basadas en el amor y el perdón, en la verdad y la justicia, en la paz y la libertad.

Proclamar que Jesús no ha quedado prisionero de la muerte es vivir y hacer experimentar esta forma alternativa de vida y del mundo que Jesús comenzó. No basta decir que la vida ha vencido a la muerte porque esto es reducir el contenido de la resurrección y, como alguien ha dicho, es una música que no hace bailar. Hace falta hacer “un camino de fe” que nos haga experimentar la resurrección de Jesús como un hecho salvador, liberador para nuestras vidas, que lleva a creer en Jesús y a asumir sus  actitudes, sus opciones y su propuesta.

“¿Buscáis a Jesús? No está aquí, ha resucitado” (Mc 16,6). Nuestra participación en esta vida nueva de resucitados empieza con el Bautismo, que nos hace Hijos de Dios y miembros de su pueblo que es la Iglesia. Pero para sentir y ver estas realidades hace falta abrir los oídos y los ojos de la fe, hace falta un corazón creyente. Esta es nuestra fe y nuestra esperanza.

BUENA PASCUA A TODO EL MUNDO.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola

Obispo de Lleida

 

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.