Empieza la Semana Santa

Mons. Martínez Sistach    El domingo de Ramos empieza la Semana Santa. Los cristianos acompañamos a Jesús que subió a Jerusalén. Nos venimos preparando durante la Cuaresma. Enel tiempo de Cuaresma nuestra archidiócesis de Barcelona ha celebradola Misión Metrópolis, que quería ser una invitación para que los creyentes redescubran la urgencia de vivir el Evangelio y de darlo a conocer a los bautizados que se han alejado de la Iglesia y también a los que todavía no conocen a Jesucristo.

En sintonía con esta iniciativa, quisiera dirigirme a todas las personas a quienes pueda llegar mi voz para que se unan a Cristo en esta Semana Santa y en su culminación, que es la Pascua. En él, Dios se ha acercado a la humanidad y se ha manifestado como Amor. En él, a todo cristiano se le promete una vida en plenitud, que es el don gratuito que Dios nos está dando ya ahora y que nos dará plenamente en la vida eterna. En Cristo se ilumina el misterio del dolor y de la muerte.

Este misterio de muerte y resurrección de Jesucristo que celebramos puede ayudarnos a amar más a los hermanos y a compartir más nuestro tiempo y nuestros bienes con las personas y familias que pasan muchas necesidades a causa de la gran crisis económica que vivimos, apoyando a los enfermos y a las personas que viven solas.

Mientras Jesús subía con sus discípulos hacia Jerusalén les iba explicando en qué consistía dirigirse a aquella ciudad santa. “Entonces –leemos en el Evangelio- empezó a explicarles que era necesario que el Hijo del hombre sufriera mucho y fuera rechazado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, fuera muerto y, después de tres días, resucitara. Y se lo decía con claridad”.

A Pedro y al resto de discípulos les costó mucho entender este camino hacia Jerusalén y sólo más tarde comprendieron el plan de Dios. También a nosotros nos cuesta. Por eso, no hay amenaza mayor para la Iglesia y para los cristianos que el rechazo de la cruz de Cristo.

San Pablo entendió muy bien el misterio de la cruz como fuente de sabiduría y de vida. Y se dirige a los cristianos de Corinto con estas palabras: “Mientras los judíos piden prodigios y los griegos quieren sabiduría, nosotros predicamos un Mesías crucificado, escándalo para los judíos y necedad para los otros pueblos; pero para los que han recibido la vocación, un Mesías que es poder y sabiduría de Dios”.

La cruz es el signo de la identidad cristiana. Aunque abominada por muchos, continúa atrayendo a miles y miles de creyentes, quienes –sobre todo el Viernes Santo- se postran para adorar en ella a Aquel que, sin dejar de ser Dios, se hizo hombre y compartió la muerte para salvar a la humanidad. Lacruz es el signo definitivo del amor fiel de Dios a todos nosotros. Por eso, en estos próximos días, podemos hacer nuestra la sencilla y profunda plegaria de san Francisco de Asís: “Te adoramos, Señor, y te bendecimos porque con tu santa cruz has redimido el mundo”. En la Iglesia diocesana de Barcelona, esta memoria de la pasión del Señor siempre ha estado muy presente, como lo demuestra el hecho de quela santa Cruz sea, con santa Eulalia, la titular de nuestra iglesia catedral.

Pero el camino de Jesús hacia Jerusalén no acabó en el Calvario. Jesús murió en cruz y fue sepultado, pero resucitó. Esta es la victoria definitiva que vence al mal, al sufrimiento y a la muerte. Poreso, la cruz, en la vida de la humanidad, es un paso, un tránsito hacia la vida. Y, por ello, la cruz es la fuente de nuestra esperanza. 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.