Economato diocesano y tres peticiones

Mons. Ángel Rubio    Las estadísticas informan que en nuestro país ha crecido el número de personas que se sitúan por debajo del umbral de la pobreza.  No harían falta estadísticas para darse cuenta de ello. Basta con abrir los ojos y mirar. Parece que la producción y distribución de los bienes económicos no se llevan a cabo en función de la persona, sino en vistas a la producción y al juego de intereses egoístas. A esto debemos añadir el derroche del gasto publico y privado, la fiebre del consumo, la droga, las modas culturales y por qué no —y lo decimos con palabras del Papa— «el vació de interioridad y de trascendencia que nos invade». 

Cáritas diocesana ha atendido en los meses de enero y febrero a 489 familias, a las que se deben sumar aquellas a las que se ayuda desde las diferentes Cáritas parroquiales. Según Cáritas diocesana de esas familias treinta y siete tienen a todos sus miembros en paro, con el agravante de que en algunos casos nos encontramos con personas que son parados de larga duración y con una edad que disminuye sus posibilidades de encontrar trabajo.  

Ante esta situación, principalmente económica, hemos de comprometemos todos a una mayor austeridad y generosidad que nos permita compartir más. Por eso, hago estas tres peticiones:  

1. Invito a los sacerdotes a entregar un porcentaje fijo de sus ingresos mensuales al menos durante el presente año a Cáritas diocesana. Con motivo de la Misa Crismal que se celebrará el próximo lunes 2 de abril, dentro de la Semana Santa, pido que en la colecta que tradicionalmente se hace ese día, los sacerdotes y el Obispo entreguemos al menos el 10% de nuestros ingresos mensuales para inaugurar un «Economato Solidario Diocesano» en la ciudad y atender especialmente a los más desfavorecidos. También invito a los fieles que deseen unirse a esta iniciativa diocesana lo hagan con generosidad. EI amor de la Iglesia por los pobres se inspira en el Evangelio de las bienaventuranzas, en la pobreza de Jesús y en su atención a los pobres. Nadie por consiguiente puede desentenderse de este problema diciendo que lo arreglen los gobiernos y que cambien las estructuras. Hay que empezar por uno mismo.

Ojala que haya muchas personas que se unan a esta petición según sus posibilidades, de modo que podamos socorrer a nuestro prójimo para aliviarlos, defenderlos y liberarlos, haciendo realidad de forma organizada el Economato solidario Diocesano y otras iniciativas concretas que Cáritas nos vaya presentando en nombre de la Iglesia.  

2. La Iglesia eleva siempre y en todo tiempo oraciones por las necesidades o situaciones de indigencia. El cristiano no camina a solas, se sabe parte de la familia humana y comparte, en la medida que puede —y siempre es posible rezar— todo lo que afecta a sus hermanos. Pidamos en la oración de los fieles de cada eucaristía por esta intención, con estas o parecidas palabras: «Para que nos conceda amar eficazmente a los hermanos que carecen de alimento y puedan servirte con libertad y alegría». Roguemos al Señor

3. Ténganse en cuenta, también, la pertinaz sequía que padecen los campos y que preocupa profundamente a nuestros campesinos de esta tierra tan necesitadas de agua del cielo. Hagamos súplicas y oraciones pidiendo con fe, en las misas a las que asiste el pueblo, el don de la lluvia oportuna y las abundantes cosechas, con estas o parecidas palabras: «Para que nos conceda la lluvia necesaria  y oportuna y ayudados con los bienes de la tierra podamos aspirar confiadamente a los bienes del cielo». Roguemos al Señor. 

Son tres peticiones de orden material y espiritual que han de llevamos a cumplir el mandamiento del amor para atender en estos momentos las necesidades de nuestros hermanos y conseguir que nuestras almas sean tierra fértil con la gracia del cielo.  

+Ángel Rubio Castro

 Obispo de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.