Malawi en Misioneros por el mundo de 13tv

Los niños siempre contagian alegría. Tiñen de fiesta cualquier encuentro con ellos. Un panorama común en todo el mundo, pero que en Malawi no luce con la misma intensidad. Allí, la mirada de los niños está perdida porque sufren desnutrición. Son el reflejo de un país, la antigua Rhodesia, alejado de un período de esplendor y anclado en un clima de crisis, castigado por la plaga del Sida y la Malaria, donde la esperanza de vida de sus habitantes apenas llega a los 37 años.

A estos retos se enfrentan cada día un grupo de misioneros y misioneras que trabajan codo con codo junto a los malawianos en su lucha por la supervivencia. Ellos son el pulmón de un rincón de África a donde no llega el aire.

En los suburbios de Lilongwe

Julio Feliú, perteneciente a la orden de los Padres Blancos, tiene mérito. Mucho mérito. En las últimas cinco décadas ha abierto siete parroquias en distintos puntos del país. Con él viajamos a Chinsapo, el barrio más marginal y peligroso de la capital en donde este misionero colabora en varios proyectos de promoción de mujeres enfermas de Sida. Allí también nos enseña el centro Rainbow en donde se imparte formación a niños y adolescentes gracias a la gestión y colaboración de un grupo de malawianos voluntarios.

Con la mirada perdida

A 45 kilómetros de la capital se encuentra Mtengo wa Nthenga, una zona rural en la que vive la hermana carmelita Mari Cruz Sánchez. Su congregación regenta allí una escuela infantil para 200 niños y un hospital rural que da cobertura sanitaria a más de 40.000 habitantes.

El Sida, la malaria, las anemias y neumonías, son las enfermedades más comunes. Sin embargo, el hambre es el principal enemigo de la población infantil. Decenas de niños acuden cada día al hospital con las caritas y los pies hinchados y “la mirada perdida” como recuerda la hermana Mari Cruz.

Un paraíso para huérfanos del Sida

Cerca del lago Malawi se encuentra la zona rural conocida como Dowa. Allí, enclavado tras la colina de Chezi, se encuentra un centro de rehabilitación para niños huérfanos de Sida que levantaron en 1992 las hermanas misioneras María Mediadora. Ahora acoge a más de 100 niños que conviven como una gran familia.

Ellos son muy afortunados. Viven distribuidos en unas casitas pequeñas y unas madres “adoptivas” les cuidan y atienden todas sus necesidades. Cuando salen del centro las misioneras siguen ocupándose de ellos, llegando incluso a costearles la universidad.

El rostro de la pobreza

A 120 kilómetros de la capital se encuentra la misión de Kapiri donde las hermanas Carmelitas Misioneras regentan un hospital que atiende al año a más de 200.000 personas. La hermana Inmaculada Cabrera está al frente del centro donde comprueba a diario cómo llegan los enfermos después de atravesar kilómetros de caminos polvorientos.

Ella nos recuerda que las auténticas víctimas de esta situación son las mujeres y los niños. Las madres en Malawi tienen que hacer frente a una prole compuesta por una media de 6 hijos. Ellas solas se enfrentan a la lucha por alimentarles y, en muchas ocasiones, se ven obligadas a recurrir a la prostitución para poder sacar adelante a su familia.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40982 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).