Con motivo de las Misiones Populares

Mons. Francisco Cerro   Queridos hermanos:

Con un saludo especial para el párroco, don Juan Manuel, y el vicario parroquial, don Javier, y también los religiosos, religiosas y laicos que vivís en la parroquia de Santiago, el gozo de ser “un pueblo que camina” y que sabemos que la humanidad necesita hoy más que nunca a Cristo, porque perderse a Cristo es perderse lo mejor de la vida. Este es el objetivo principal de toda la acción de la Iglesia, anunciar a Jesucristo.

Agradeciendo la presencia de los religiosos paúles, que animarán esta misión popular en toda la parroquia, quiero compartir con todos, mis tres grandes convicciones para esta parroquia en estos momentos de gracia y de colaboración de todos.

1.  La necesidad y centralidad de anunciar a Jesús. A través de todo lo que os convoque la parroquia, el objetivo es conocer en profundidad y amar a Jesús como Camino de la vida verdadera. Así lo anunció el apóstol Santiago y así lo han hecho a lo largo de la historia los testigos de nuestra diócesis del Amor de Jesús como San Pedro de Alcántara, el Beato Spínola o Don Honorio 

2.  La parroquia más necesaria que nunca. Es necesario descubrir que la parroquia es más necesaria que nunca como lugar de celebración, de encuentro, de comunión, de una vida donde se haga visible el Amor del Padre que en Jesús nos hace hijos y miembros de la familia de los bautizados. La parroquia es la Iglesia, aquí y ahora.

3. Es la hora de evangelizar, de anunciar a todos el Amor de Jesús. Tenemos que construir parroquia. Tenemos que salir a evangelizar el ambiente que nos toca vivir. Que descubramos que somos la familia de los creyentes e invitamos a todos para que vengan a celebrar a nuestra parroquia, a vivir y a conocer la alegría del Evangelio, a servir a los pobres, a vivir formando nuestra vida cristiana.

Como Obispo os bendigo y animo a todos a vivir estas Misiones Populares, agradezco a todos los que la hacen posible y con la Virgen, nuestra Madre, invito a todos a participar: grupos, asociaciones, cofradías… para que, entre todos, hagamos realidad la presencia de Jesús en medio de su pueblo para ser buena noticia, especialmente a los que sufren

+Francisco Cerro

Obispo de Cória-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 168 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.