La Iglesia de Orihuela-Alicante cuenta con cinco nuevos sacerdotes

La Diócesis acogía este domingo 18 de marzo una de sus ceremonias más solemnes, la ordenación sacerdotal. La Iglesia de Orihuela-Alicante sumaba así cinco nuevos presbíteros comprometidos e ilusionados con el importante reto personal y espiritual que se abre ante ellos

Francisco Javier Rodríguez Gelardo, Pedro Payá Giménez, Miguel Aparicio López, Juan Vicente Ferrando Molines y Mikel Fernández Uribe vivían, sin duda, uno de los momentos más emocionante de sus vidas este domingo 18 de marzo. En ese día cuando de manos del Obispo Diocesano, Monseñor Rafael Palmero, eran ordenados sacerdotes, algo para lo que llevaban preparándose muchos años con gran esfuerzo e ilusión.

En octubre fueron ordenados diáconos, el paso previo al sacerdocio, y enviados a varios destinos a fin de realizar sus “prácticas pastorales” y entrar en contacto con la vida real de las parroquias, los barrios, la gente… Esta fase se culminó el 18 de marzo con una ceremonia dotada siempre de gran solemnidad y emotividad. A las seis de la tarde, en la Concatedral de San Nicolás de Alicante, concurrían amiliares, amigos y sacerdotes. Todos ellos acudían desde distinots puntos de la provincia para acompañar a estos cinco jóvenes en su paso definitivo hacia el presbiterio.

A partir de ahora la Iglesia de Orihuela-Alicante cuenta con cinco nuevos sacerdotes que pasarán definitivamente a desempeñar labores y proyectos pastorales, desde sus respectivas parroquias de destino. Sus edades oscilan entre los 23 y los 44 años y todos coinciden en que, con el día de su ordenación, se cumplen sus sueños.

En los días previos a su ordenación, Francisco Javier Rodríguez anticipaba que estaría «muy nervioso y muy feliz de estar rodeado de todos los que durante mi vida me han acompañado en este camino. Además se trata de un día muy hermoso para toda la Iglesia porque vuelve a verse cumplida la promesa del Señor: que nos da pastores según su corazón”. En la misma línea incidía Pedro Payá comentando que sería un día de mucha alegría y de muchos nervios, «pero también un día para dar gracias a Dios por todo lo recibido durante estos años y sobre todo por haberme elegido”. Miguel Aparicio añadió que sería sobre todo «un día para decir como San Miguel: Quien como Dios”.

Por su parte, Juan Vicente Ferrando, confesaba enfrentarse al día de su ordenación con sentimientos contradictorios, “es decir con ilusión y a la vez con temor y temblor. Con ilusión por que es el día para el cual me he estado preparando estos ocho años últimos y con temor y temblor porque es enorme la grandeza del sacerdocio y uno se ve limitado, pobre e indigno” afirmaba. “Yo, más que en ese día en sí y lo que le rodea, pienso en el gran don que me da el Señor, y la responsabilidad que ello conlleva, sin olvidar que Él mismo me acompañará con su gracia y auxilio” comentó al respecto Mikel Fernández.

Los cinco perfiles

Francisco Javier Rodríguez Gelardo es uno de los más jóvenes de los cinco. Nacido en Catral entró por primera vez al Seminario con 11 años, tras cuatro años lo dejó y a los 17 se decidió definitivamente. Ahora, con 23 años, y tras pasar su etapa como diácono en la parroquia de El Buen Pastor de Benidorm, cumplirá su sueño de ser sacerdote.

Pedro Payá Giménez es de Sax y tiene también 23 años. Con 11 años, siendo monaguillo, visitó por primera vez el Seminario donde quedó impactado por la alegría que allí se respiraba. “Esta alegría me cuestionó y me pregunté si no podría ser yo como ellos. Así, después de participar durante dos años en el pre-seminario, decidí entrar al seminario” afirma Pedro.

Miguel Aparicio López tiene 24 años y es natural de Alicante. Entró en el Seminario con 12 años. Ha vivido su experiencia como diácono en San Martín de Callosa de Segura, donde llegó con la ilusión firme de “ayudar a la gente, en la medida de lo posible, a que se pueda encontrar personalmente con Cristo”.

Juan Vicente Ferrando Molines es nacido en Callosa d´en Sarrià y tiene 29 años. Con 21 años de edad y tras seguir la visita de Juan Pablo II a España en 2003, tomó la decisión definitiva que le había rondado desde hace tiempo por la cabeza y el corazón.

Mikel Fernández Uribe, tiene 44 años y nació en Zaldibar (Vizcaya). Explica que sintió la llamada ya desde joven, después, por diversos motivos, la cosa no pudo realizarse y quedó aparcada, pero no descartada. Años más tarde, volvió a sentir la llamada y fue entonces cuando decidió comenzar el camino que ahora está llegando a su término.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41050 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).