Sacerdotes para la evangelización del mundo de hoy

Mons. Lluís Martínez    En los últimos domingos he comentado los diversos aspectos y actos de la “Misión Metrópolis” relacionados con el tiempo de Cuaresma. Tal iniciativa se realiza en doce grandes ciudades europeas –entre ellas Barcelona- durante estas semanas con una finalidad clara, que está también muy presente en las exigencias que la Iglesia nos propone en el tiempo de preparación a la fiesta de Pascua: convertirnos a Dios y buscar los caminos más adecuados para ofrecer a los hombres y mujeres de hoy, a los jóvenes y a los niños y niñas de nuestro tiempo el Evangelio de Jesús, nuestro Salvador.

Es necesario velar por la presentación de este gran tesoro que tenemos que es Jesús y su Evangelio. Y aquí se nos plantea la necesidad de promover las vocaciones al sacerdocio. Nos lo exige la celebración del Día del Seminario que celebramos cada año el domingo más cercano a la fiesta de San José, que este año coincide con este domingo cuarto de Cuaresma.

El Día del Seminario tiene por lema este año “Pasión por el Evangelio”. Nuestra sociedad tiene gran necesidad de sacerdotes que sean muy conscientes de que el Señor les ha llamado para evangelizar y de que evangelizar es fruto de su amor a Jesús y su consecuente deseo de anunciarlo a todos.

Con este espíritu de amor a Dios y a los hermanos, los sacerdotes de hoy han de conocer la realidad de nuestra sociedad, con sus desafíos y sus retos, para buscar respuestas y maneras nuevas de presentar a Jesús y su Evangelio a los hombres y mujeres de hoy, que viven inmersos en un contexto cultural diferente al de sus antepasados. Esto es lo que pretende la nueva evangelización.

En la acción pastoral no podemos hacer lo mismo que hemos hecho siempre; hemos de buscar qué debemos cambiar e innovar para ofrecer la misma salvación de Jesús. En este sentido, necesitamos sacerdotes jóvenes que aporten sus carismas personales a la acción de la Iglesia para llamar a las personas a la fe y a la vida cristiana. Sin esos sacerdotes jóvenes difícilmente tendremos una acción pastoral con los jóvenes y sin esta acción con los jóvenes será difícil que surjan nuevas vocaciones sacerdotales.

Por eso invito a todos los diocesanos a rezar y a trabajar para que las comunidades de hoy y del futuro tengan pastores apasionados por Jesús. Trabajar por las vocaciones sacerdotales y ayudarlas espiritualmente y con recursos económicos en su formación es también un valioso servicio a la causa de la evangelización.

Nuestro Seminario dispone de un buen equipo de sacerdotes que ayudan a los jóvenes seminaristas a alcanzar aquella formación humana, espiritual, intelectual y pastoral que los capacite para ser unos servidores fieles de Jesús y de su Evangelio. En este sentido, me complace comunicar que este curso han ingresado en nuestro Seminario nueve seminaristas más. 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil.Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas.CARGOS PASTORALESFue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año.Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007.En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede.El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.