Sacerdotes apasionados por el Evangelio

Mons. Àngel Saiz Meneses    En este cuarto domingo de Cuaresma y vigilia de la festividad de San José se celebra el Día del Seminario, que este año tiene como lema: “Pasión por el Evangelio”. El lema y el cartel aluden ala Jornada Mundial de la Juventud  (JMJ), celebrada el pasado verano en Madrid y presidida por el Papa Benedicto XVI.

Muchas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada han surgido durante las Jornadas Mundiales dela Juventud, que son ciertamente ocasiones privilegiadas en las que el Espíritu Santo hace oír con fuerza su llamada. El Santo Padre Benedicto XVI, desdela JMJde Colonia ha querido mantener, durante la jornada, encuentros con los seminaristas que asisten a ella, lo cual pone de relieve la dimensión vocacional de estas jornadas.

La JMJ es un momento privilegiado para encontrar respuestas a los grandes interrogantes de la vida. Asimismo, es un momento de gracia, especialmente propicio para hallar respuesta a los interrogantes sobre la vocación de cada joven, para percibir la llamada del Señor. Uno de los frutos más palpables de esta iniciativa pastoral pensada de cara a los jóvenes, iniciada por el beato Juan Pablo II y continuada por Benedicto XVI, son las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa.

El objetivo fundamental de la pastoral de juventud consiste en propiciar en el joven un encuentro con Cristo que transforme su vida, que le haga descubrir en Cristo el sentido profundo de su existencia, que le haga sentir “pasión por el Evangelio”. En segundo lugar, la pastoral de juventud tiene que ayudar a cada joven a descubrir su vocación concreta y a responder a la llamada de Dios con generosidad. La vocación universal y común a la santidad y al apostolado brota del sacramento del bautismo.  Ahora bien, dicha vocación universal y común se concreta en diversas vocaciones laicales y de especial consagración.

La pastoral vocacional es parte integrante de la pastoral juvenil; más aún, podemos decir que el espacio natural y vital de la pastoral vocacional es la pastoral juvenil, y que la pastoral juvenil sólo es completa si incorpora en su proyecto la pastoral vocacional. En este contexto, las JMJ son un momento de experiencia fuerte, de búsqueda y de hallazgo, una ocasión para formular preguntas y encontrar respuestas, para llamadas y seguimientos; es un momento propicio para las grandes opciones y los grandes compromisos. Esto no es una reflexión teórica, sino que viene confirmado por el testimonio de jóvenes que confiesan haber decidido su camino vital –su vocación- en el clima de las JMJ.

La consecuencia práctica de las anteriores reflexiones es que tanto la pastoral juvenil como la pastoral vocacional han de ser prioritarias en nuestra joven diócesis, y que corresponde ante todo al obispo diocesano impulsarlas y dedicarles personas y medios. Puedo deciros, queridos diocesanos, que esta es una de mis mayores preocupaciones, que comparto sobre todo con el obispo auxiliar y rector de nuestro Seminario Diocesano, Mons. Salvador Cristau. Somos conscientes de que, en estos dos ámbitos del servicio dela Iglesia, se juega el futuro de la fe y de la vida cristiana en nuestra Iglesia diocesana.

Os pido, en este día, que recéis y ayudéis materialmente, en la medida de vuestras posibilidades, a nuestro Seminario, – Mayor y Menor-  donde se preparan los futuros sacerdotes de nuestra diócesis. El Señor bendice nuestros desvelos en este sentido y estamos llenos de esperanza ante las vocaciones sacerdotales que surgen en nuestra diócesis. Pero es necesario proseguir en este esfuerzo, en especial en el seno de las familias cristianas. Gracias a todos por vuestra solidaridad con nuestro Seminario.             

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 311 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar.Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos.En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989).El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”.El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis.El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa.En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.