Día del Seminario 2012

Mons. Ramón del Hoyo   Muy queridos fieles y seminaristas: 

1. La fiesta de San José viene siendo tradicionalmente una invitación a la comunidad diocesana para contemplar de cerca la realidad esperanzada de nuestros seminarios diocesanos.

Al ser día laborable el día de San José en la Comunidad, esta Jornada se celebrará el domingo más inmediato: el 18 de marzo.

Escribía el Beato Juan Pablo II que “es la Iglesia, como sujeto comunitario, quien tiene la gracia y la responsabilidad de acompañar a cuantos el Señor llama a ser sus ministros en el sacerdocio” (P.D.V. 65).

Sabemos, ciertamente, que las vocaciones para el sacerdocio hemos de pedirlas diariamente al Dueño de la mies pues Él es quien llama, pero también es toda la comunidad diocesana la que tiene la hermosa tarea de buscarlas, cuidarlas y apoyarlas. Un jardín no florece si no se cultiva y riega con esfuerzo y permanente vigilancia. 

2. El lema de la jornada para este año lleva como título: Pasión por el Evangelio.

Cuando la Iglesia viene insistiéndonos en estos últimos años sobre la necesidad y urgencia de una Nueva Evangelización debemos afianzar nuestro ser bautismal en la gran verdad de que el anuncio del Evangelio constituye el núcleo de nuestra Iglesia. Jesucristo continúa enviándonos a sus discípulos, laicos, consagrados y sacerdotes, y es lógico que el seminarista se familiarice progresivamente con este mandato siempre permanente.

Les decía Su Santidad, Benedicto XVI, con ocasión de la JMJ el pasado verano: “Aprended de Aquel que se definió a sí mismo como manso y humilde de corazón, despojándoos para ello de todo deseo mundano, de manera que no os busquéis a vosotros mismos, sino que con vuestro comportamiento edifiquéis a vuestros hermanos” (Homilía en la Catedral de la Almudena).

Es tiempo, queridos fieles diocesanos, de que cesen las palabras en la urgente tarea vocacional y hablen las obras. El ejemplo de nuestras vidas en el seguimiento humilde de Jesús, sobre todo por parte de los sacerdotes, es el lenguaje y discurso más elocuente para invitar a los jóvenes a vivir con Él, conocerle y seguirle “dejándolo todo”. 

3. Encomendamos ante el Señor y agradezcamos el interés y dedicación de la Delegación Episcopal de vocaciones, de forma especial a los formadores y profesores de nuestros Seminarios, por su entrega y solicitud pastoral en esta singular tarea diocesana.

Rogamos particularmente a los padres, catequistas y profesores de religión que enseñen y ayuden a los niños y adolescentes a crecer en amistad con Jesús, a hablar con Él, escucharle y recibirle en la Eucaristía. Este es el “clima” en el que se desarrolla la llamada para un día ser sacerdotes.

Siempre hemos pensado en el insustituible apoyo de las religiosas de clausura en esta tarea diocesana. Su silencio intensivo y permanente oración por las vocaciones sacerdotales y de consagración las sitúan en primera línea de esta jornada que se extiende a lo largo de todo el año.

Pedimos, sobre todo, a la que es Madre de los sacerdotes y al patriarca San José que intercedan ante el Señor para que continúe llamando en esta Iglesia a los futuros sacerdotes y ayuden en el desarrollo de su vocación a los actuales seminaristas. 

Con mi saludo agradecido en el Señor. 

+ Ramón del Hoyo López

    Obispo de Jaén

Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965.CARGOS PASTORALESSu ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico.El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011.Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.