La Orden de San Juan de Dios cumple 125 años en Valencia tras atender a más de cien mil personas

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios cumple hoy, jueves 8 de marzo, 125 años de su presencia en Valencia, tras haber atendido a más de cien mil personas sin recursos, de ellas más de 6.000 en el albergue que abrió en 1991 la orden, y otras 95.000 en el antiguo hospital San Juan de Dios que rigió en la capital valenciana desde 1913 a 1991.

Los primeros religiosos de la Orden llegaron a Valencia en 1887 e iniciaron su labor caritativa en una casa en la calle Trinidad, 2, hasta la inauguración en 1913 del hospital San Juan de Dios, junto a la playa de la Malvarrosa, actualmente Hospital Nisa Valencia al Mar, según han indicado a la agencia AVAN fuentes de la entidad. En el año 1991 pasaron a hacerse cargo del albergue para transeúntes que actualmente rigen en la calle Luz Casanova, 8, de Valencia.

El aniversario será conmemorado mañana con una misa que presidirá el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Enrique Benavent, a las 20 horas, en la parroquia de San Antonio Abad de Valencia, coincidiendo, además, con el día de la festividad del fundador de la orden, San Juan de Dios.

El albergue “San Juan de Dios” acoge, en la actualidad, a 50 personas sin hogar. El perfil de los acogidos “ha variado notablemente” en los últimos dos años a consecuencia de la crisis. En total, la orden atiende entre el albergue y en los cinco pisos que rige en la ciudad de Valencia a un centenar de personas sin hogar, a las que ofrece alojamiento, comida, terapias de reinserción social, servicios de ducha, botiquín o atención pastoral.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios tuvo su origen en Granada, durante la segunda mitad del siglo XVI, como continuación de la actividad caritativa de San Juan de Dios, han añadido las mismas fuentes.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37428 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).