El Obispo de Teruel y de Albarracín anima a conocer, valorar y apoyar la labor del Centro de Solidaridad para jóvenes con problemas

El Centro de Solidaridad de Teruel (CST) nace en el año 2000 como Fundación sin ánimo de lucro, para ayudar en Teruel a personas con problemas de consumo de sustancias. También trabajan con jóvenes y adolescentes para reducir los factores de riesgo (fracaso escolar, conflictos familiares…), consumos (alcohol, drogas…) y así potenciar un estilo de vida más saludable.

El CST está formado por un Patronato, en el que todos sus miembros son personas que de una forma voluntaria dedican su tiempo a la buena marcha de la gestión y coordinación del centro. Además, el equipo profesional está formado por dos psicólogas que atienden diariamente a las personas que allí acuden en busca de una solución a su problema de drogodependencia.

¿Cómo pedir ayuda?

Cuando las circunstancias se desbordan y se crea un problema, el propio joven o la misma familia puede ponerse en contacto con el centro por teléfono o por e-mail. Se solicita una cita y el CST ayudará a buscar solución a los problemas que se crean.

CST. Calle Hartzembusch nº 9, 2º. Teruel
Teléfono 978 60 37 04 / Teléfono móvil 682 82 93 25
Correo electrónico: [email protected]
Página web en internet: www.centrodesolidaridaddeteruel.es

¿Cuánto cuesta?

Se requiere una aportación económica en la medida de tus posibilidades para poder sufragar los gastos generados del tratamiento terapéutico.

El centro se subvenciona con ayudas de entidades privadas y/o públicas, pero fundamentalmente con DONACIONES VOLUNTARIAS de los ciudadanos que sensibilizados con el problema del consumo de sustancias desean ayudar a los demás.

¿Y yo, qué puedo hacer?

Sólo hay que rellenar el modelo de ficha adjunto o ponerse en contacto con el centro dando tus datos y la cantidad con la que quieres colaborar. No hay cuotas establecidas. La aportación, por pequeña que sea, ayudará a seguir prestando apoyo a los que lo necesitan. Por esa aportación cada año se remite un certificado con la justificación de la cantidad de la donación, para que poder desgravarse en el I.R.P.F. La colaboración ciudadana es muy importante para continuar con este proyecto, que también puede ser el de sus solidarios benefactores.

Os animo a conocer, valorar y a apoyar la labor del Centro de Solidaridad de Teruel

+ Carlos Escribano Subías, Obispo de Teruel y de Albarracín

El año 2000 la Iglesia Universal celebró el gran Jubileo con motivo del Bimilenario del nacimiento de Cristo. En la memoria de todos están las celebraciones que tuvieron lugar aquel año a lo largo y ancho de todo el mundo y especialmente en Roma. En las diócesis también se realizaron diversos actos y, en ocasiones, se quiso que algunos signos e instituciones quedasen como herencia, trascendiesen el momento y se concretasen como expresión del amor y de la misericordia de Dios con los hombres. En ese contexto nace el Centro de Solidaridad de Teruel. Es un proyecto diocesano, fruto del discernimiento que se realiza en el año del Gran Jubileo del año 2000, que se funda con la idea de acompañar a las personas que se ven afectadas por el uso de diferentes drogas en nuestra sociedad. Es un centro que nace con una manifiesta vocación de servicio a jóvenes con problemas o en riesgo de tenerlos, apoyándoles y asesorándoles a ellos y a sus familias si lo necesitan.

No cabe duda que el servicio que presta el Centro sigue siendo necesario. Basta ver las cifras que manejan de los dos últimos años, en los que han sido atendidos en las distintas áreas de actuación más de quinientas personas.

En nuestro contexto social actual son muchas las personas que sufren y no debemos olvidarlas, en especial los cristianos. Nos lo recuerda de manera elocuente el Papa Benedicto XVI en su mensaje para la cuaresma de este año: “También hoy resuena con fuerza la voz del Señor que nos llama a cada uno de nosotros a hacernos cargo del otro. Hoy Dios nos sigue pidiendo que seamos «guardianes» de nuestros hermanos (cf. Gn 4,9), que entablemos relaciones caracterizadas por el cuidado reciproco, por la atención al bien del otro y a todo su bien. El gran mandamiento del amor al prójimo exige y urge a tomar conciencia de que tenemos una responsabilidad respecto a quien, como yo, es criatura e hijo de Dios: el hecho de ser hermanos en humanidad y, en muchos casos, también en la fe, debe llevarnos a ver en el otro a un verdadero alter ego, a quien el Señor ama infinitamente. Si cultivamos esta mirada de fraternidad, la solidaridad, la justicia, así como la misericordia y la compasión, brotarán naturalmente de nuestro corazón”.

Es cierto que estamos atravesando momentos económicos y sociales complicados. Pero no es menos cierto que hay personas especialmente débiles en nuestro entorno social a las que no debemos olvidar en ningún caso. Muchas de ellas son atendidas por nuestro Centro de Solidaridad, que en este momento anda muy escaso de recursos económicos para poder hacer frente a la labor que están realizando.

Que la llama del amor, prendida como fruto del Gran Jubileo del Año 2000, no se apague en nuestra diócesis. Os animo a conocer, valorar y a apoyar la labor que se realiza desde nuestro Centro de Solidaridad de Teruel.

+ Carlos Escribano Subías, Obispo de Teruel y de Albarracín

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37471 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).