¿Qué puedo hacer frente a la crisis?

Mons. Jaume Pujol     En 1792 nació en una casa pequeña de una aldea francesa Juana Jugan. Hoy, por decisión de Juan Pablo II es una santa que venera toda la Iglesia, y que a nosotros nos resulta próxima por el bien que sus hijas espirituales hacen en la Archidiócesis, como en tantas otras de todo el mundo.

Cuando tenía 25 años dejó su casa y se fue a Saint-Servan. Era una ciudad llena de mendigos y personas ancianas que no tenían ni lo necesario. Mientras crecía en vida espiritual, para poder vivir se colocó de asistenta de varias familias que la solicitaban, para hacer la limpieza, la colada, cuidar enfermos…y vivió con otras dos mujeres con las que hacía vida en común de oración. A finales de 1839, un día especialmente frío, llevó a su casa, con permiso de las dos compañeras que tenía, a una anciana, Anne Chauvin, sola, ciega y sin recursos. Después acogieron a otra, y a otra…y así comenzó la fundación de las Hermanitas de los Pobres, que tanto han ayudado y ayudan a muchos miles de personas desde entonces.

He comenzado con este ejemplo la consideración que hoy me propongo desarrollar porque responde a la pregunta que quizá muchos nos hemos hecho: ¿qué puedo hacer frente a la crisis?

Puede haber muchas respuestas, pero todas tienen algo en común: ser solidarios con las personas necesitadas. Me dirijo sobre todo a quienes tienen medios, gozan de un trabajo y un cierto bienestar. Siguiendo el ejemplo de Juana Jugan y de muchas personas como ella, no debemos contentarnos con pensar: lo que yo pueda hacer es insignificante, no cabe ni considerarlo. Son las instituciones políticas las que pueden actuar con eficacia. Lo que yo pueda hacer no vale la pena.

La solidaridad no sólo está en dar dinero. A veces es tanto o más importante compartir las inquietudes, ofrecer consejos acertados, hacer gestiones útiles en favor del otro. En cualquier caso, escucharlo. La soledad es lo más doloroso en la desgracia, sea sobrevenida por una enfermedad o por un problema económico.

Los cristianos estamos llamados a compartir. En ocasiones podremos dar poco, (que es mucho) como aquella pobre viuda que echaba monedas en el templo de Jerusalén y que mereció la alabanza de Jesús. Otras veces serán mayores las posibilidades, como la del anfitrión que acogió a Cristo en su casa y le prometió dar la mitad de su fortuna a los pobres.

La crisis actual golpea a muchas familias, sobre todo con el paro. También aquí podemos mostrar nuestra solidaridad. Si no es ofreciendo un trabajo, cosa que está fuera de nuestras posibilidades, interesándonos por su situación, hacer que uno no se sienta solo en sus preocupaciones, compartir alegrías y tristezas.

No vemos en él a un parado, sino a un hermano. Y, además de poner los medios que estén a nuestro alcance para ayudarlo, rezamos por él y le tenemos presente en esta comunión de los santos tan propia del espíritu cristiano.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.CARGOS PASTORALESFue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad.Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión.Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc.El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004.Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.