Parar el paro

Mons. Raúl  Berzosa     Durante los primeros días del mes de Marzo, Cáritas Diocesana ha organizado unas Jornadas de sensibilización sobre el drama del desempleo. No necesitan mucha justificación; las cifras hablan por sí mismas: sólo el 60% de la población mayor de 16 años tiene trabajo en España. En el 2011 la tasa de paro era de las más altas de Europa: 23% de de la población activa. Uno de cada cuatro españoles está en riesgo de exclusión social. El 49 % de los jóvenes está en paro. Un millón y medio de hogares tiene a todos sus miembros en paro… No es necesario abrumar con más cifras: palpamos esta cruda realidad a nuestro lado y en nuestras familias. Por todo ello, bienvenidas y bien justificadas sean iniciativas como las de Cáritas. Con una advertencia que se puso de relieve en el reciente encuentro de Iglesia en Castilla, basados en el informe FOESSA: crece el abismo entre ricos y pobres. La pobreza, en suelo hispano, es cada vez “más extensa, más intensa y más crónica”. Cáritas, además de formar para el empleo, está atendiendo de forma exponencial necesidades básicas: alimentos, ropa, medicinas, ayuda al pago de recibos de agua y luz y hasta renta de pisos…

Subrayo un lado positivo de la crisis: nos ayuda a discernir cuáles son los valores verdaderamente necesarios para vivir y nos hace crecer en solidaridad. En este sentido, la buena noticia es el aumento de voluntarios y de donativos. Como ejemplo, la Conferencia Episcopal ha aumentado en cinco millones de euros su contribución a Cáritas.

Nuestra pequeña Diócesis, con sus recursos humanos y materiales tan limitados, también quiere estar cerca de los más golpeados por la crisis, especialmente de las familias jóvenes y de los más mayores. Asumiendo como Norte las palabras del Papa Benedicto XVI en “Deus Caritas est” y “Caritas in veritate”, donde constantemente se relacionan la verdad y la caridad, la fe y las obras. Porque la fe sin caridad es estéril y no da frutos. Pero la caridad sin fe es sólo un sentimiento a merced de la duda. La fe y la caridad se necesitan y se complementan mutuamente. El saber sin el hacer no da frutos; pero el hacer sin el saber es ciego. Y, lo más importante, gracias a la fe reconocemos el rostro de Cristo en los más necesitados (Mt 25).

Dos frases finales: por un lado, “Cáritas es Iglesia y la Iglesia es también Cáritas”.  Por otro lado, “ante el adelgazamiento del Estado del Bienestar, ensanchemos la sociedad de la solidaridad”. Gracias, Cáritas por ayudarnos a sensibilizarnos en la pastoral de la caridad. Gracias por vuestro voluntariado y vuestros expertos. Gracias porque constantemente nos recuerdas que la fe que anunciamos, que celebramos y que vivimos se visualiza y se hace patente en el ejercicio diario de la caridad cristiana. Ojala seamos todos más generosos y sepamos secundar vuestras necesarias iniciativas. En ellas nos reconocemos todos como Iglesia y nos sentimos sanamente orgullosos.

+Raúl  Berzosa Martínez

Obispo de Ciudad Rodrigo

Mons. Raúl Berzosa
Acerca de Mons. Raúl Berzosa 24 Articles
Nació en Aranda de Duero (Burgos) el 22 de noviembre de 1957.Ha realizado los estudios eclesiásticos en el Seminario Menor de Burgos (1968-1974) y en la sede de Burgos de la Facultad Teológica del Norte de España (1974-1982), donde obtuvo el Doctorado en Teología Dogmática en 1984.Fue ordenado sacerdote el 8 de noviembre de 1982, en Valencia, por Su Santidad Juan Pablo II. De 1984 a 1987 realizó los cursos de Licenciatura en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma y los cursos diplomáticos en la Pontificia Academia Eclesiástica. Durante este período estudió Antropología Teológica en la Pontificia Facultad Teológica “Teresianum” y siguió un curso de periodismo en el Instituto Profesional “Lazio”, en Roma.CARGOS PASTORALESDe 1982 a 1983 fue Vicario parroquial de Medina de Pomar (Burgos) y de 1983 a 1984 Párroco de Pampliega, Villazopeque, Palazuelos de Muñó, Barriode Muñó y Belbimbre (Burgos). Además, entre 1987-1993 ejerció como Delegado Diocesano de Medios de Comunicación; Director de la revista diocesana “Sembrar” y Director de los programas diocesanos de Radio COPE. También fue Director del Instituto de Teología para Laicos y del Instituto de Teología a Distancia.Entre 1987-2005 ha sido profesor de Teología Dogmática en la Facultad Teológica del Norte de España y Director del Instituto de Ciencias Religiosas “San Jerónimo”. Y de 1997 a 1998 Párroco de Arcos de la Llana y anejos y de Sotresgudo. De 1994 a 2005 fue Secretario de los Obispos de las diócesis de Castilla-León. y de 1993 a 2004 Pro-Vicario General y Vicario de Pastoral de la archidiócesis de Burgos.Fue nombrado Obispo auxiliar de Oviedo el 22 de marzo de 2005, recibiendo la ordenación episcopal el 14 de mayo del mismo año en la Catedral de Oviedo. El 20 de abril de 2009 fue elegido Administrador Diocesano de Oviedo.El 2 de febrero de 2011 Benedicto XVI le nombró Obispo de Ciudad Rodrigo tomando posesión de la diócesis el 9 de abril.En la CEE pertenece a la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2005 y a la Junta de Asuntos Jurídicos desde el año 2008.