El Arzobispo de Oviedo relata en el blog asturiasenbenin.blogspot.com su viaje misionero a Benin

El Arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús Sanz, se encuentra realizando desde el pasado 23 de febrero una visita por la misión diocesana de Bembereké, en Benin.

De su estancia en este país africano, el Arzobispo Sanz recoge en un blog (asturiasenbenin.blogspot.com) sus crónicas y reflexiones, anota con entusiasmo de pastor el celo misionero de su diócesis.

“Sal de tu tierra…”. Comienza el viaje.

(Jueves 23 de febrero de 2012)

Ponerse en marcha y emprender un largo viaje. No es la curiosidad turística lo que me mueve, no se explica desde un intercambio cultural, o para realizar un safari fotográfico, ni siquiera desde la noble misión altruista del voluntariado.
Una tierra lejana, de gentes bien distintas en sus tradiciones, en sus expresiones religiosas y en sus bagajes culturales. Pero Jesús nos dejó en encargo: id hasta los confines de la tierra y anunciad una Buena Noticia. Así lo han hecho tantos hermanos nuestros que desde hace siglos llegaron al corazón de África con esta encomienda y con esta preciosa misión.

Mi equipaje es ligero. Caigo en la cuenta de las muchas cosas que no me hacen falta cotidianamente y que me tienen secuestrada la atención, el tiempo, las fuerzas, sin que sean en absoluto necesarias. Ligero de equipaje para poder caminar con entrega, con libertad, sin hipotecas ni condicionantes, sirviendo a los hermanos en nombre de Dios.

En el avión, los de “color” éramos nosotros tres, y llegando a la capital de Benín, Cotonou, éramos nosotros los recibidos. ¡Cuántas lenguas, usanzas y maneras en nuestra increíble humanidad! ¡Qué riqueza variopinta en las personas, en sus culturas, en sus modos de vivir las cosas y de concebir la gratitud hacia Dios!

Las vacunas… Ha habido que ponérselas por cautela y precaución. Un montón de ellas: para el tifus, para la fiebre amarilla, para la malaria, etc. Pero las más importantes no han sido inyectables o en pastillas, sino directamente al corazón para favorecer precisamente el contagio. Sí, unas vacunas para que podamos ser contagiados de algo especial: lo que Dios quiera decirme en estos hermanos; lo que pueda sorprenderme aprendiendo de ellos; la esperanza con sabor a sencillez evangélica; el testimonio de nuestros misioneros asturianos; la universalidad de la Iglesia;

Pido al Buen Dios y a nuestra Madre la Santina, que nos acompañe en este viaje de visita pastoral y peregrinación.

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

23 febrero 2012.

Bembereké, la parroquia “asturiana” de Benín

La presencia de la diócesis de Oviedo en Benín comenzó hace ahora 25 años. Varios equipos de misioneros asturianos han pasado, desde entonces, por Benbereké, la parroquia que han venido administrando durante todos estos años.

Esta parroquia, que engloba a unas 55.000 personas, se encuentra a 600 kilómetros de la capital, Cotonou, la capital del país. Está compuesta por unas 50 comunidades cristianas que son visitadas regularmente por el sacerdote (la parroquia tiene nada menos que 2.500 kilómetros cuadrados de extensión). Además,se integran en ella dos residencias para estudiantes que vienen de zonas rurales a estudiar, y dos congregaciones de religiosas atienden en el territorio la educación y la promoción de la mujer, tan necesarias en África.

El actual párroco de Benbereké es el asturiano Alejandro Rodríguez Catalina.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37386 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).