Cuaresma, escuchar de nuevo la Palabra

Mons. Javier Salinas    La Cuaresma es una ocasión providencial para renovar nuestra vida. Un tiempo  de gracia que la Iglesia nos propone cada año para entrar más a fondo en el corazón de la fe. Por el Bautismo participamos en el camino de Jesús, en su paso de la muerte a la vida, en su amor más fuerte que la muerte. Un don de Dios que debemos acoger a lo largo de nuestra vida para que toda ella sea transformada a imagen de Cristo. 

En este camino de la Cuaresma es muy importante dedicar tiempo a leer, escuchar y meditar la Palabra que se proclama en las celebraciones de estos domingos. Una lectura que alcanzará un gran fruto si se hace en común, en el ámbito de la familia, de un grupo o una comunidad, de modo que esta escucha común lleve también a una unión en la oración que renueve nuestro camino eclesial.

Esta Cuaresma tiene una cita especial en el Encuentro Diocesano, cuyo tema es “la Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia”. Significa entrar en el corazón mismo de la experiencia cristiana, pues ésta nacedelencuentro con la Palabra de Dios, que se ha manifestado en la historia, tiene su plenitud en el misterio pascual de Cristo y llega a nosotros hoy en cuanto la Iglesia cree, celebra, vive y ora. Estamos convocados a entrar en el fundamento de la espiritualidad cristiana, que nos permite comprender nuestra misión en el mundo e ilumina el camino de esperanza que Cristo abre para nosotros.

Muchas veces hablamos de la necesaria renovación de nuestras comunidades parroquiales, pero esta renovación no puede surgir de nosotros mismos, es preciso volver a escuchar la Palabra de Dios y acoger el don de Su amor en la celebración de los sacramentos. Aquí están las fuentes de agua viva. Por esto, al preparar el Encuentro Diocesano ya estamos dando una respuesta a la exigencia de renovación eclesial a fin de ser luzdelmundo. 

Este Encuentro Diocesano tiene también una dimensión nueva: convoca a todos y a todas las edades. Así manifiesta la realidad intergeneracional en que se realiza la vida cristiana. Una imagen de Iglesia que, respetando las distintas situaciones, quiere acentuar aquel elemento que nos une e impulsar la comunión en la misma fe, sabiendo que todos nos podemos ayudar mutuamente. De este modo se hace realidad una visión de Iglesia más dinámica y arraigada en la experiencia de la fe de cada unocomocomunidad. ¡Qué gran oportunidad si sabemos acogerla y nos ponemos en camino! No olvidemos que,comoparte de esta sociedad, participamos de su mentalidad marcada por el pesimismo y por la queja. No nos dejemos llevar por esta actitud, pongámonos en camino y escuchemos la Palabra de Dios. 

+ Javier Salinas Viñals

Obispo de Tortosa

Mons. Javier Salinas Viñals
Acerca de Mons. Javier Salinas Viñals 48 Articles
Nace en Valencia el 23 de enero de 1948. Cursó estudios eclesiásticos en el Seminario valenciano, recibiendo la ordenación sacerdotal el 23 de junio de 1974. Es Doctor en Catequesis por la Pontificia Universidad Salesiana de Roma (1979-1982). CARGOS PASTORALESSu ministerio sacerdotal lo inició en la Parroquia de San Jaime de Moncada, de donde fue coadjutor entre 1974 y 1976. Este último año fue nombrado superior del Seminario Menor de Valencia, cargo que desempeñó hasta 1977, cuando fue nombrado consiliario diocesano del Movimiento Junior.Tras su estancia en Roma, volvió a Valencia como delegado episcopal de Catequesis, de 1982 a 1992; capellán y director espiritual en el Colegio Seminario Corpus Christi de Valencia, de 1987 a 1992; y Vicario Episcopal, de 1990 a 1992. Este último año fue nombrado obispo de Ibiza, sede de la que estuvo al frente hasta 1997, cuando fue promovido a la diócesis de Tortosa. El 16 de noviembre de 2012 fue nombrado obispo de Mallorca.El 8 de septiembre de 2016 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE preside la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar desde el año 2014, tras ser reelegido para un segundo trienio el 15 de marzo de 2017.Desde el año 1999 hasta 2014 presidió la Subcomisión Episcopal de Catequesis.El 23 de octubre de 2012 la Santa Sede le nombró miembro del Consejo Internacional para la Catequesis (COINCAT), organismo consultivo vinculado a la Congregación para el Clero.