Un mes sin coronas

Mons.  Ángel Rubio Castro    En los próximos días se cumple un mes del robo de la corona de la Virgen de la Fuencisla, la  del Niño y la mano izquierda de éste. Fueron días de dolor y desolación para los segovianos y para tantos devotos de la Virgen que existen fuera de Segovia. Todos quedamos consternados e indignados. Después de cuatro días, el llanto se convirtió en gozo con la aparición de las joyas marianas. La Policía Nacional y la Guardia Civil hicieron un trabajo encomiable. Las piezas robadas datan del siglo XVII y una vez restauradas volverán a colocarse en la cabeza de la Virgen y del Niño con su mano.

Ya se han puesto en marcha nuevas medidas de seguridad para mejorar y salvaguardar todas las piezas del santuario. Estas actuaciones de mejora también deberían llegar a la casa de la Fuencisla como servicio permanente al Santuario. De momento, no es posible ser habitada y ocupada por quienes podrían estar día y noche junto al Santuario para abrir, cerrar, celebrar, visitar, atender, convocar y estar codo con codo junto a la Señora, Patrona de los segovianos y Reina de nuestras almas.

Hemos de empezar convocando a toda Segovia a un acto de desagravio que tendrá lugar el domingo cuatro de marzo por la tarde en la Santa Iglesia Catedral, para colocar sobre la cabeza de la Madre y del Niño las coronas ya restauradas. La Virgen llegara al templo catedralicio para aclamarla y decirla que algunos te ultrajaron pero somos muchos más lo que te alabamos como Madre y te queremos como Reina. Pudieron arrebatar su corona, pero nunca nos podrán arrebatar, el amor, el fervor, la fe inquebrantable, la pasión y el respeto que sentimos todos los segovianos hacía ti Madre adorada de la Fuencisla. Al terminar la celebración la Virgen será llevada procesionalmente al Santuario.

Queremos recordar que las imágenes de la Virgen desde el inicio de la Iglesia han sido veneradas de manera especial. No es el culto que debemos a Dios Trino y Uno pero se distingue del que damos a los santos y santas. Por eso no es extraño que Segovia sienta una devoción y una atracción tan cercana hacía la bendita imagen de la Fuencisla. Desde aquí convoco a niños, jóvenes y adultos a participar en este acto junto a la Virgen.

Deseo que este acontecimiento sea un testimonio de fe inquebrantable en la Madre de Dios. No es el arte, el tipismo o el folklore lo que principalmente nos atrae. Es la fe, solamente la fe, la que ha encendido la llama de la piedad en nuestros corazones para cantar, alabar y bendecir a la Madre de Dios en la imagen de Nuestra Señora de la Fuencisla. Este encuentro mariano nos ha de llevar a ceñirnos la corona de la unidad, la corona de la no violencia, del respeto y de la verdad para que entre todos podamos construir un futuro en el que solo se hable y se experimente la concordia, el bienestar y la paz.

Esta fiesta inesperada del próximo día ha de ser  motivo para el encuentro fraternal, para compartir nuestro gozo y demostrar que los segovianos que tanto te amamos “Patrona excelsa, reina te aclamen”, te pidamos “danos del agua de tus raudales”. Tú eres la Madre del Hijo de Dios que fue anunciado como Rey. Rey que triunfó en el calvario conquistándonos el Reino con su sangre.

Quiero concluir este escrito con unas preguntas que todavía no tienen respuesta: ¿Hay solo dos principales sospechosos del robo sacrílego? ¿existen encubridores? Para garantizar, más y mejor, la seguridad en el Santuario y convertirlo en centro vivo de espiritualidad mariana ¿podremos recibir ayudas para hacer habitable la casa junto al Santuario y reforzar la presencia continua junto a la Virgen de la Fuencisla?

Esperamos que, en breve, estas preguntas tengan respuestas por parte de quienes corresponda y deban hacerlo; y a todos nos toca algo. Nada hay exagerado cuando se demuestra nuestro amor a esta Madre de Dios y madre nuestra. Se trata, y que no se engañe nadie, de esa joven mujer de Nazaret  que —vestida ahora de gloria en el cielo y con joyas de oro en la tierra— estuvo envuelta en la vida difícil de los pobres que luchan por vivir y vistió paños que rozan la piel y no siempre quitan el frío. Ella que sabe tanto de sufrimientos y carencias humanas interceda por todos nosotros.

 

+Ángel Rubio Castro

Obispo de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca.CARGOS PASTORALESTanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004.El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año.El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor.Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.