Existen los demás que me necesitan

Mons. Francisco Gil Hellín    El miércoles próximo comienzala Cuaresma. Coneste motivo, el Papa ha dirigido a todos los católicos del mundo un Mensaje con el fin de ayudarnos a vivir con más  intensidad este tiempo quela Iglesiacalifica como « tiempo fuerte de salvación». Tres son los puntos sobre los que el Papa nos invita a reflexionar y actuar: la atención al otro, la reciprocidad y la santidad personal.

El primer movimiento de «la atención al otro» es descubrirle, caer en la cuenta de que existe y tiene necesidad de nosotros. Nunca ha sido fácil esta mirada profunda, porque el pecado original ha dejado en nosotros la tendencia a mirar al otro con indiferencia y desinterés. En el evangelio encontramos dos ejemplos típicos de esta actitud: la parábola del Samaritano y la del rico Epulón. En el primer caso, el sacerdote y el levita «dieron un rodeo» para no auxiliar a un caminante que había sido robado y dejado medio muerto en el camino. En el segundo, el rico, saturado de bienes y comodidades, es incapaz de descubrir la condición del pobre Lázaro, que se muere de hambre delante de su casa.

Ambos supuestos son hoy muy frecuentes. Muchas veces, la riqueza material y el ansia de tener y disfrutar cierran los ojos del alma y nos impiden descubrir situaciones sangrantes en el entorno de nuestra familia, de nuestros amigos o de los compañeros de trabajo. Otras –y éstas suelen ser las más frecuentes- la venda que nos impide ver al otro es el anteponer nuestros intereses y nuestras preocupaciones a los demás. Ciertamente, tenemos que preocuparnos de nosotros y de nuestras cosas. Pero éstas nunca pueden absorber nuestro corazón hasta hacerle sordo a las necesidades del pobre.

De todos modos, al otro hay que descubrirlo no sólo en su dimensión física y material sino también en su dimensión espiritual y moral, que son todavía más importantes y ante las cuales no somos tan sensibles. De hecho, como constata el Papa, nos olvidamos “casi por completo” de la “responsabilidad espiritual para con los hermanos” y que se manifiesta, según Benedicto XVI, en el descuido de la corrección fraterna, algo que vivían habitualmente las primeras comunidades cristianas. Si el otro está cometiendo un pecado y está recorriendo el camino de su perdición, descubrírselo como hermano es ayudarle a salir de esa situación. Como dice el Papa, «frente al mal no hay que callar».

Sin embargo, es muy frecuente que los cristianos callemos por respeto humano o por simple comodidad. Y, en lugar de ponerle en guardia, nos plegamos a la mentalidad reinante, según la cual no hay que inmiscuirse en los asuntos privados de los demás. ¡Qué razón tenía Pablo VI cuando decía que «el mundo está enfermo» y que «su mal es menos la lapidación de los recursos y el acaparamiento por parte de algunos que la falta de fraternidad entre los hombres y los pueblos»!

Por eso, me parece de extremada importancia la meta que el Papa nos propone para esta Cuaresma: «En nuestro mundo, impregnado de individualismo, es necesario redescubrir la importancia de la corrección fraterna, para caminar juntos hacia la santidad».

Todos somos hermanos. Hermanos en humanidad y, en el caso de los cristianos, hermanos también enla fe. Nadamás lógico que ver en el otro «otro yo». Este será el mejor antídoto contra la ceguera del espíritu y el mejor modo de fomentarla fraternidad. Frentea una sociedad como la actual, que puede llegar a ser sorda tanto en los sufrimientos físicos como en las exigencias espirituales y morales de la vida, los discípulos de Jesús hemos de ser muy sensibles a los vínculos de fraternidad que nos unen a todos los hombres y especialmente a los que son miembros del mismo cuerpo por el bautismo.

Mons. Francisco Gil Hellín

Arzobispo de Burgos

Mons. Francisco Gil Hellín
Acerca de Mons. Francisco Gil Hellín 207 Articles
Mons. D. Francisco Gil Hellín nace en La Ñora, Murcia, el 2 de julio de 1940. Realizó sus Estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Diocesano de Murcia entre 1957-1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma entre 1966-1968. Además, estudió Teología Moral en la Pontificia Academia S. Alfonso de Roma entre los años 1969-1970. Es Doctor en Teológía por la Universidad de Navarra en 1975.CARGOS PASTORALESEjerció de Canónigo Penitenciario en Albacete entre 1972-1975 y en Valencia de 1975-1988. Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia de la Santa Sede de 1985 a 1996.Fue Vicedirector del Instituto de Totana, Murcia entre 1964-1966 y profesor de Teología en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia (1975-1985). También en el Istituto Juan PAblo II para EStudios sobre el Matrimonio y Familia (Roma, 1985-1997) y en el Pontificio Ateneo de la Santa Cruz en Roma (1986-1997).Juan Pablo II le nombraría despues Secretario del Dicasterio de 1996 a 2002.Fue nombrado Arzobispo de la Archidiócesis de Burgos el 28 de marzo de 2002, dejando su cargo en la Santa Sede, y llamado a ser miembro del Comité de Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia desde entonces.El papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Burgos el 30 de octubre de 2015, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 28 de noviembre de 2015.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar y de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida desde el año 2002. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Burgos desde 2011 hasta 2015. Además fue miembro de la Comisión Episcopal del Clero de 2002 a 2005.