Manos Unidas, salud para África

Mons. Jaume Pujol Balcells     La campaña de este año de Manos Unidas reclama el cumplimiento del objetivo sexto del Milenio, de la ONU: la protección de los derechos de todos a la salud, particularmente del combate contra el SIDA, el paludismo, la malaria, la tuberculosis, la enfermedad del sueño y todas aquellas que afectan a gran parte del mundo, sobre todo en África.

Es cierto que en Europa hay una fuerte crisis que afecta a muchas personas y que también la sanidad ha sufrido las consecuencias de esta crisis, mediante recortes que hacen más difícil la atención universal y gratuita, que es un gran logro de nuestra sanidad pública. Pero, aún así, la situación no es comparable con la endémica que sufre el continente africano, donde el SIDA afecta a más de veinte millones de personas (más de la mitad de los enfermos que hay en el mundo); donde los casos de paludismo hacen que muera un niño cada 45 segundos; donde los casos de malaria son también una plaga…

¿Qué hacer ante esta situación? Manos Unidas, siguiendo con fidelidad su tradición, no desespera ante la inmensidad del problema, ni filosofa sobre los males del mundo: simplemente actúa. Los hechos son más relevantes que las palabras. Mediante sus programas concretos, ayuda a quienes trabajan sobre el terreno y envía lo que le sea posible para mejorar las condiciones de vida de las personas.

Este año se fija especialmente en la sanidad, y lo hace desde su convicción cristiana de que es un valor evangélico puesto de manifiesto por el mismo Jesucristo cuando mediante enseñanzas, a veces en forma de parábolas, nos llama a ayudar al necesitado.

No le valen excusas para que no se detengan quienes pasan ante la persona herida que yace a la vera del camino. Alaba la actuación del Buen Samaritano, este hombre que no le dice al prójimo: “Es tu problema”, sino que hace suyo el problema del otro.

Todos somos responsables de alcanzar el objetivo de mejorar las condiciones de salud. Los poderes públicos deben garantizar los procedimientos preventivos, la industria farmacéutica ha de garantizar el acceso de todos a los medicamentos mediante una rebaja en sus costes, inasumibles por parte de quienes no tienen una cobertura pública de la sanidad, aunque esto suponga para la gran industria una disminución de sus grandes beneficios. La falta de voluntad política y de sensibilidad retrasa la atención adecuada.

Ayudemos con nuestra oración y nuestra aportación posible a esta campaña de Manos Unidas en beneficio de la población de África, un continente tan cercano y a veces tan distante. Os lo agradezco de veras.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona i primado

 

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.CARGOS PASTORALESFue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad.Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión.Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc.El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004.Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.