El Arzobispo Castrense medita sobre la figura de San Juan de Ávila con los sacerdotes, religiosas y seglares de la diócesis de Cartagena

El Arzobispo Castrense, Monseñor Juan del Río Martín, ha impartido una Jornada de Formación Permanente para sacerdotes en el Centro de Estudios Diocesano (CETEP) en Murcia. El tema de esta Jornada, que se ha celebrado este viernes 3 de febrero, ha sido: “La paternidad espiritual del Sacerdote en tiempo de tribulación según el Maestro Ávila”, con motivo del próximo nombramiento de este Santo como Doctor de la Iglesia.

Presentado por el Obispo de Cartagena, Monseñor José Manuel Lorca Planes, Monseñor Del Río mostró “las grandes líneas del concepto de reforma de la Iglesia que tiene Juan de Ávila”, remarcando que se trata de todo un “exponente de la pastoral y la reflexión teológica”. Si bien es una figura lejana en el tiempo, el Arzobispo subrayó que sigue siendo muy relevante para el clero del siglo XXI.

“La Iglesia para San Juan de Ávila es ante todo el Misterio de Amor de Dios a los hombres”, señaló. Entre los valores perennes del concepto de reforma del Santo, Monseñor Del Río añadía su preocupación apostólica y la concepción de la Iglesia como misterio en la que el amor es el hilo conductor, así como la doctrina bíblica como punto de partida y continua referencia. Entre otras cosas, anotó el sentido dinámico de la Iglesia, la continua referencia a la Virgen María y la armonía entre Palabra, sacramento y misterio. A su vez, desveló su interés por la misión de la Iglesia de “comunicar el amor que se ha revelado en la persona de Cristo”.

Por la tarde, también se programó otra conferencia para los Seglares y Religiosas en el CETEP, para profundizar en la temática de “Un Doctor para la Nueva Evangelización: San Juan de Ávila”.

(Información elaborada por Cristina Abbad Luengo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37369 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).