«Es el amor quien me mueve», dice la Madre Saray Ramírez de San José

Madre Saray Ramírez de San José tiene 27 años. Es natural de Málaga. Entró en la congregación de Madres de Desamparados y San José de la Montaña con tan sólo 18 años.

– ¿Cómo surgió su vocación?
– En una marcha mariana que organizaban en el cole en el mes de mayo, trabajamos el pasaje de la Anunciación. Para mí era un Evangelio conocido, sin embargo cuando llegó el momento de la respuesta de la Virgen: “Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”, mi corazón dio un vuelco y sentí que yo también se lo decía al Señor. Desde ese día, cuando se proclamaba ese Evangelio, me sucedía lo mismo.

– ¿Cómo se lo tomaron su familia y sus amigos?
– Tengo que decir que el apoyo y la oración de mi familia fue un regalo. Gracias a Dios, mi familia es creyente, pertenece al Camino Neocatecumenal y, al vivir la fe como valor principal en sus vidas, supieron entender que Dios me quería para Él. Mis amigos fueron… “otro cantar”, ellos no lo entendían y menos aún acabando de cumplir los 18… ¡Estábamos empezando a salir, a disfrutar! Sin embargo, al ver en mí un cambio, no dudaron que “era lo mío”.

– ¿Cómo definiría usted el carisma de su congregación?
– A una Madre de Desamparados, es el amor quien la lleva a salir al encuentro de las necesidades. Queremos ser para los desamparados lo que las madres son para sus hijos por el amor natural.

– ¿Cómo es un día en su vida?
– Lo primero, es ir a la capilla a decir buenos días al Amado. Después, mi ritmo es distinto al de la comunidad pues estoy estudiando en la Universidad. Por la mañana, colaboro con las tareas de la casa, especialmente en la portería del colegio, que es para mí medio de evangelización y contacto con la gente. Comemos en comunidad y enseguida salgo para la facultad, estoy estudiando 3º de Educación Social. Suelo llegar a casa a la hora de la cena, compartimos las anécdotas del día, nos despedimos del Señor y a descansar.

– ¿Engancha la vida religiosa a los jóvenes?, ¿es cierta la crisis vocacional?
– Creo que el miedo a lo definitivo, a una entrega total hoy en día es muy grande, pero también hay que reconocer que quizás nos esté fallando a la vida religiosa el invitar más, como Jesús: “venid y veréis”.

– Lo que nunca olvidará de su vida como religiosa.
– El momento en el que dije: “soy feliz”, porque ahí empecé a sentir mío el sueño de Dios. También los detalles de amor de Dios para conmigo, cómo me ha mimado…

– Por qué da gracias a Dios todos los días…
– … por mi vocación, por regalarme un día más su amor para vivir la fidelidad y la perseverancia…

– El momento más difícil…
– Cuando no siento la presencia de Dios en mi vida… a pesar de todo, nunca me he sentido sola.

– ¿Alguna vez ha pensado en tirar la toalla?
– ¡No! ¿Tú la tirarías cuando estás convencido de que, a pesar de todo, merece la pena?… Gracias a Dios, no he tenido que plantearme el hacerlo (tocaremos madera).

(Información elaborada por diocesismalaga.es)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37386 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).