El profeta, un regalo de Dios

Mons. José Manuel Lorca Planes    La primera lectura de este domingo se centra en el origen de la vocación profética, que está en Dios. La tarea profética nace del corazón misericordioso de Dios.

Leed despacio el texto del Evangelio y veréis un magnífico ejemplo. Si os fijáis existen dos centros de interés: la figura de Jesús y los demás, pero el evangelista Marcos destaca que Jesús es la clave. Los demás, ante la predicación del Señor se admiran y ante los signos que hace se quedan estupefactos y en ambos casos se preguntan de dónde le viene esa autoridad a Jesús. Enseña mejor que los letrados, se le entiende mucho más que a ellos y, para colmo, hasta los espíritus inmundos les manda y le obedecen… No cabe duda que la persona del Señor ha despertado el interés de todos, bien por medio de la palabra, bien por los signos o por ambas cosas. ¡Qué importante es la Palabra y qué admirables los frutos que da!

Conociendo las carencias de lo que nos rodea, a muchos les dan ganas de pedirle a Dios que nos conceda el don de los grandes profetas de la historia, que prediquen por nuestras calles y plazas. El tema es que Dios no está dormido, que sigue llamando a esta hermosa tarea desde el Bautismo y te hace descubrir que ¡tú también tienes responsabilidad profética! Te diré lo que has de hacer con unas palabras del querido Papa, Juan Pablo II: “¡Anunciad la Palabra con toda claridad, indiferentes al aplauso o al rechazo! En definitiva no somos nosotros quienes promovemos el éxito o el fracaso del Evangelio, sino el Espíritu de Dios. Los creyentes y los no creyentes tienen derecho a escuchar inequívocamente el auténtico anuncio de la Iglesia. Anunciad la Palabra con todo el amor del Buen Pastor, que se da, que se busca, que comprende” (Juan Pablo II, a los Obispos alemanes en 1980). Comprenderás que no pueda decirte dónde debes comenzar tu tarea profética, búscala tú mismo donde se haya oscurecido la fe, donde se olviden de Dios… y enciende allá la luz de la esperanza y vuelvan su rostro al Señor, ¿quizás es en tu propia casa? ¡Habla sin miedo, eres un profeta! Dios te bendiga,

 

José Manuel Lorca Planes 

Obispo Diócesis de Cartagena

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 293 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.