Niños misioneros

Mons. Ángel Rubio    El pasado domingo día 22 se celebró en España la Jornada de Infancia Misionera. La preparación de esta jornada comenzó con el Adviento misionero y la presencia de los niños como sembradores de estrella antes de Navidad y se prolonga a lo largo del curso. Nació  esta institución Misionera en el año 1843 por iniciativa del obispo francés Forbin–Jason que invito a los niños de china. En España comenzó en 1852 de la mano de la reina Isabel. Su hija mayor la Infanta Isabel, fue la primera niña española en pertenecer a la infancia misionera. Los primeros colaboradores de Infancia Misionera son los niños de los territorios de misión y los entregan generosamente sus donativos. A través de ellos lo hacen también sus padres y familiares sus educadores y tutores y quienes se sienten solidarios con los más pequeños. Este año se tiene en cuenta particularmente la situación de la infancia en América que es  desoladora. En América latina y el Caribe 40 millones de menores de 15 años sufren violencia, abusos y abandono en la familia, la escuela, la comunidad y las calles. También en los países desarrollados de aquel continente la situación de la infancia es preocupante. Por ejemplo, en Estados Unidos la tasa de pobreza infantil entre el año 2000 y el2009 hacrecido un dieciocho por ciento situarse en los niveles de los años 90.

Es de agradecer ¡cómo, no! los numeroso proyectos que esta obra misional ha subvencionado en los cinco continentes. Ha estado muy cerca de los niños de Haití que ahora hace dos años sufrieron el terrible terremoto que asoló la isla. Los niños y adultos de Segovia presentaron su colaboración  generosa. La obra pontificia de la Infancia Misionera no es ajena a la situación en la que viven una gran parte de los niños de la India, simplemente por haber nacido “intocables” y estar destinados por eso mismo a ser la escoria de la sociedad. Es injusto e inhumano el despreciar a una persona por su pertenencia a una casta. Ni se desentiende, en África, de tantísimos casos de huérfanos consecuencia del sida o de la malaria. Los afectados por estas enfermedades son miles generando una gran orfandad que acaba incluso con toda una generación —son los abuelos quienes se hacen cargo de sus nietos, tras la muerte de sus padres—, analfabetismo y carencia total de educación básica. ¿Podemos nosotros, niños y mayores, ofrecer alguna ayuda?

Segovia tiene fama, y bien merecida, de ser un lugar  donde se comen manjares exquisitos y bebidas de solera; pero pensemos que en el Congo la carne es un bien de lujo al que los niños no tienen acceso. La alimentación se convierte en artículo de lujo y como dicen los misioneros, la mejor medicina es la comida pues la calidad de vida mejora muchísimo con una buena alimentación.

Los misioneros rezan, aman y entregan su vida fruto de ese profundo amor a Dios y al prójimo que albergan en su interior. Lo importante no es la cantidad sino el amor que acompaña esa donación y entrega. Así se pone de manifiesto que la salvación del mundo no vendrá de la cantidad de dinero de las ofrendas, sino del amor con que éstas se hace. Los niños también pueden ser misioneros y colaboradores para anunciar el evangelio y convertirse en apóstoles de solidaridad cristiana con los más necesitados sean niños o adultos.

Este esfuerzo quedaría baldío si los adultos no se involucran y hacen el mismo recorrido de los niños. Los padres, catequistas, sacerdotes, consagrados, profesora de religión y fieles cristianos apostólicos, todos debemos tomar parte en esta acción misionera y caritativa. En la parroquia el espíritu misionero debe llegar a ser fenómeno comunitario. El niño ha de ir descubriendo poco a poco que Dios tiene necesidad de que los hombres le ayuden a salvar a los hombres que tienen necesidad de Dios. Este es el espíritu misionero.

 

+Ángel Rubio Castro

 Obispo de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca.CARGOS PASTORALESTanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004.El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año.El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor.Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.