La salud, derecho de todos: ¡Actúa!

Mons. Luis Quinteiro    Manos Unidas convoca cada año a todas las personas de buena voluntad y de modo especial a los cristianos, para dar una respuesta adecuada, con seriedad y optimismo, a las necesidades del mundo de hoy. Bajo el lema “La salud, derecho de todos. ¡Actúa!”, esta campaña pretende dar a conocer las graves carencias de condiciones sanitarias en las que transcurre la vida de millones de hermanos nuestros e invita a colaborar en los programas de salud en los que Manos Unidas participa.

El tema elegido para la campaña de este año puede parecer, a primera vista, un puro asunto medico pero, para los cristianos la lucha contra la enfermedad debe englobarse en una visión más amplia de la salud: la salvación.

¿De qué le sirve a un hombre recuperar la salud de su cuerpo, si su alma se muere? (Cf.Mt. 16, 26). Jesús pasó gran parte de su tiempo curando enfermos de todo tipo. Él decía a todos: “tu fe te ha salvado”, pero no sólo se refería a la enfermedad de la que les había curado, sino también a la salvación que Dios otorga a sus hijos en todo momento.

Es por esta razón por la que Manos Unidas apoya numerosos proyectos de desarrollo sanitario basados en una visión integral de la promoción de la salud, conscientes de que sólo así podemos defender realmente a la persona, cuya dignidad sagrada no disminuye por el hecho de enfermar.

Aunque la enfermedad no es un castigo y el enfermo es un hijo predilecto de Dios, en muchos países pobres las personas que padecen viven sin dignidad, sin derechos o sin futuro. Nosotros, los cristianos, debemos sentir lo que afirma el documento base de Manos Unidas para este año: “Los enfermos […] tienen valor para nosotros, nos importan, son seres humanos que no pierden dignidad ética; nuestra compasión activa nos compromete con ellos para ser compañeros de viaje en la recuperación de su salud y en desarrollo de sus capacidades”. Debemos, en la medida de lo posible,  mostrarles el camino de la salvación integral abierto por Cristo para todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares; entonces estaremos llevando, no sólo salud, sino salvación global a todas las personas.

Quiero agradecer a todos los voluntarios, colaboradores y socios de Manos Unidas su compromiso generoso y constante por luchar contra el hambre y la injusticia en el mundo. Pido a los sacerdotes que hagan con gran interés la colecta del domingo día 12 de febrero y os invito a todos a ser generosos, conscientes de que “hay más alegría en dar que en recibir” (Hch 20,35).“La salud, derecho de todos. ¡Actúa!”. Bien sabemos que Dios mira compasivamente el misterio de la enfermedad del hombre, sobre todo cuando ese dolor puede ser aliviado con los medios sanitarios que hoy tenemos. Que la entrega de Cristo en la Cruz, de la cual la Eucaristía es Memorial, nos mueva a acudir en auxilio de nuestros hermanos enfermos.

Confiando en vuestra caridad pastoral, os envió un afectuoso saludo y mí bendición.

Vuestro afmo. en Jesucristo

+Luis Quinteiro Fiuza

Obispo de Tui-Vigo

Mons. Luis Quinteiro
Acerca de Mons. Luis Quinteiro 45 Articles
Don Luis Quinteiro Fiuza, nace en Sabrexo (Vila de Cruces-Pontevedra) en el año 1947. Ingresa en el Seminario Menor de Belvís de Santiago de Compostela en 1958. Unos años después, en 1966, siendo seminarista mayor, comienza sus estudios teológicos en la Pontificia Universidad de Comillas (Santander) y, trasladada esta universidad a Madrid, obtiene el grado de Licenciado en Teología y realiza los cursos de doctorado.En Junio de 1971 es ordenado presbítero en Madrid, en la Iglesia de I.C.A.I. de los Padres Jesuitas.En 1978 va a Roma para ampliar estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana. Durante esta estancia en la Ciudad Eterna, se especializa en Filosofía Contemporánea y realiza varios cursos y seminarios sobre el estudio y pensamiento de Karl MarxEn 1981 asiste en Alemania a unos cursos da Hochschule für Philosophie de Munich. Es Doctor en Filosofía por la Pontificia Universidade Gregoriana de Roma, con una tesis sobre el Realismo Transcendental, en la que obtiene la cualificación de Summa cum laude.En su diócesis de origen ha desarrollado una intensa labor pastoral e intelectual: coadjutor de la Parroquia de San Juan, Director de la Residencia Universitaria “Burgo de las Naciones”, Formador y Profesor del Seminario Menor y Capellán de de la Residencia Universitaria “Padre Míguez” de las religiosas Calasancias de la Divina Pastora.En el año 1982 es nombrado Profesor del Instituto Teológico Compostelano y director del Centro de Formación Teológica de Seglares de la Archidiócesis. En el año 1992 será Director del Instituto Teológico Compostelano y en 1997, Rector del Seminario Mayor de Santiago de Compostela.En 1999 el Papa Juan Pablo II le nombra Obispo titular de Fuerteventura y Auxiliar de Santiago de Compostela, siendo ordenado el 19 de junio siguiente. Su lema episcopal “Beati Misericordes” (Mt 5,7), recoge una de las Bienaventuranzas, en la cual el Señor invita a sus discípulos a recorrer el camino de la misericordia que tiene su punto de partida en la misericordia de Dios manifestada en su Hijo Jesucristo.En el año 2002 se le designa Obispo de Ourense, diócesis en la que ha permanecido siete años. Pertenece en la Conferencia Episcopal Española a la Comisión Episcopal de la Doctrina de la Fe y a la de Migraciones; siendo en esta última el Obispo Promotor del Apostolado del Mar. El 28 de enero del presente año se hizo público su nombramiento como Obispo de Tui-Vigo.En la Santa Iglesia Catedral de Tui, toma posesión el día 24 de abril de 2010; y en el día siguiente realiza la entrada en la Con-Catedral de Vigo.