Unidad de los cristianos y evangelización

Mons. Lluís Martínez Sistach   Del 18 al 22 de enero se celebra la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Este año tiene por lema estas palabras de San Pablo en su primera carta a los cristianos de Corinto: “Todos seremos transformados por la victoria de Nuestro Señor Jesucristo” (1Co 15,51-58).
 
La actualidad de las Iglesias y comunidades cristianas está profundamente marcada por la evangelización. Esto es, por el cumplimiento de todos los cristianos de aquellas palabras de Jesús que, según el evangelio de Marcos, son un verdadero mandamiento: “Id por el mundo entero y anunciad la buena nueva del Evangelio a toda la humanidad”. Mandato de la evangelización, muy urgente hoy. 

Estas palabras de Cristo son una llamada a la responsabilidad de todos los cristianos para fomentar la unidad como camino para una evangelización más creíble de nuestro mundo. El camino de la recomposición de la plena unidad entre los cristianos es un camino largo y no exento de dificultades y obstáculos. Pero es un camino en el que se ha adelantado mucho y en el que todavía se ha de avanzar.
 
El beato Juan Pablo II, en el documento que dedicó en los últimos años de su pontificado a la Iglesia de Europa, reconoció estos adelantos: “Los progresos alcanzados en el campo ecuménico en la perspectiva de la verdad, de la caridad y de la reconciliación, son un signo de gran esperanza”.
 
Y Benedicto XVI, en especial en su discurso pronunciado en el encuentro ecuménico con motivo de su último viaje a Alemania, hizo una llamada a la unidad de todos los cristianos a fin de anunciar la persona y la salvación de Jesucristo al mundo de hoy.
 
Progresar en el ecumenismo nos invita a rezar –y eso es lo que hacemos todos los cristianos especialmente durante la Semana de la Unidad- y nos invita a vivir cada día más el tesoro de la fraternidad cristiana que se fundamenta en el bautismo. Éste, en efecto, nos hace partícipes de la Pascua de Jesucristo y por eso, a la luz bautismal, alcanzan su sentido las palabras del lema elegido para esta Semana de Oración: “Todos seremos transformados por la victoria de Nuestro Señor Jesucristo”.
 
Es oportuno recordar el mensaje del llamado ecumenismo espiritual, que nos dice que la plena unidad buscada será, sobre todo, un don de Dios. Como escribe Benedicto XVI en su libro Jesús de Nazaret: “Que todos sean uno para que el mundo crea que me has enviado”, “la unidad debe aparecer como un fenómeno no explicable por las propias fuerzas humanas y que, por tanto, hace visible la actividad de otra fuerza. Gracias a la unidad de los discípulos de todos los tiempos, humanamente inexplicable, resulta legitimado el mismo Jesús. Se hace visible que en verdad es el Hijo. Así puede reconocerse a Dios como el creador de una unidad que supera la tendencia del mundo a la desintegración”.
 
Y el Papa concluye diciendo que “por eso, la lucha por una unidad visible de los discípulos de Cristo representa un deber urgente para los cristianos de todo tiempo y lugar. La unidad invisible de la comunidad no es suficiente”. Antes de subir a la cruz, Jesús pidió al Padre la unidad de sus futuros discípulos de todos los tiempos. Tal unidad sólo es alcanzable como un don del Espíritu Santo. Con el fin de disponernos a recibir el don de la unidad, todos los cristianos debemos rezar –y rezar juntos, los de diferentes confesiones o denominaciones cristianas- en especial durante estos días de enero.
 
+ Lluís Martínez Sistach
Cardenal Arzobispo de Barcelona

 

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.